LA CUARTA NOCHE DE PASCUA

 

- Poema de la Cuarta Noche de Pascua -

"No menospreciéis las profecías." (1 Tesalonicenses, 5:20). Nos dice el Apóstol San Pablo.

Nuestro Señor Jesús El Cristo, después de la Resurrección:

"... comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de Él decían." (San Lucas, 24:27).

Así también, en las profecías, se habla de la llegada en esta "Cuarta Noche de Pascua" del Verbo de Dios, del Profeta Elías y del Profeta Moisés, caminando juntos, espiritualmente, con nuestro Señor Jesús El Cristo.

Los textos referidos a la "Noche de Pascua", previa al Éxodo, son los siguientes:

"Es noche de guardar á YHVH,
por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto.
Esta noche deben guardar á YHVH
todos los hijos de Israel
en sus generaciones." (Éxodo, 12: 42).

Los textos del Targum Palestinense interpretan los anteriores textos del Libro del Éxodo de Moisés, con las siguientes palabras:

"Noche de vela para YHVH
a fin de sacarlos de la tierra de Egipto.
Esta noche es de YHVH,
de vela para todos los hijos de Israel
por sus generaciones." (Targum Palestinense a Éxodo 12, 42).

Los términos "guardar" y "vela", significan "vigilia"...

Es la Vigilia y la Oración para no entrar en tentación, como nos Enseña nuestro Señor Jesús El Cristo. Y es por esta "vela" o "vigilia", que YHVH nuestro Dios, nuestro Padre-Madre íntimo, individual, particular, nuestra "Íntima Divinidad", nos puede sacar "de la tierra de Egipto", que se refiere a la esclavitud del pecado.

Y, así, debemos de proceder ahora, y en todo momento. En el instante en que surja o descubramos un defecto o yo psicológico, por alguno de los "Tres Cerebros" (intelectual, emocional o motor-instintivo-sexual), de inmediato pedirle a nuestra Madre Divina Kundalini que nos lo saque y lo desintegre. Solamente así podemos liberarnos de la esclavitud del "Egipto" interior, atravesar por entre "el mar rojo de las pasiones", entrar al "Desierto" Iniciático y finalmente entrar en "La Tierra Prometida".

La Cuarta Noche de Pascua:

Cuando llegue el mundo a su fin
para ser redimido:
Los yugos de hierro serán
quebrados
y la generación malvada
será aniquilada
Y Moisés subirá
de en medio del desierto
(y el Rey Mesías
de lo alto)...
Uno caminará a la cabeza del rebaño
y el otro caminará
a la cabeza del rebaño
y Su Verbo caminará entre los dos
y Yo y ellos caminaremos juntos.
Esta es la Noche de la Pascua
para el Nombre de YHVH:
Noche reservada y fijada
para la redención
de todas las generaciones de Israel."
(Tárgum Palestinense a Éxodo 12: 42).

El "Poema de La Cuarta Noche de Pascua", habla de Cuatro Enviados para el final de los tiempos para "todas las generaciones de Israel"; es decir, "cuando llegue el mundo a su fin", en el cual "Los yugos de hierro serán quebrados", refiriéndose al final de "la Edad de Hierro", en cuyo final ya estamos...

"Y Moisés subirá de en medio del desierto".

"Moisés" aparece colocado al principio, no porque sea el principal, sino porque es el último, cumpliéndose las Palabras: "los primeros serán los últimos y los últimos los primeros." Puesto que Moisés es el Siervo Fiel de nuestro Señor Jesús El Cristo y el humilde discípulo de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y de nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú el Profeta Elías Reencarnado.

El Targum, anuncia que en el final de los tiempos, estará Moisés que sube o se levanta (porque su Bodhisattwa estaba caído) de en medio del "desierto" de la existencia, y también del "desierto de los pueblos", como así está escrito en el "Comentario a Isaías" (Pesher Isaías, 4Q161, Fragmento 2-6 Columna II) de los Textos Esenios hallados en Qumrán).

"Uno caminará a la cabeza del Rebaño", se refiere a Moisés.

"Y el Rey Mesías de lo alto", se refiere a Elías.

"Y Su Verbo" (el Verbo de Dios) a "Samael Aun Weor".

"Y Yo", se refiere a YHVH.

Ampliando estas explicaciones, quiere decir:

Moisés, estará guiando al rebaño, aquí abajo.

Y Elías, que es también nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, lo estará guiando arriba, o en lo alto.

Y el Verbo de Dios (nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor), "caminará entre los dos".

Y "YHVH" (el Profeta "igual que" YHVH: Deuteronomio, 18:15) o nuestro Señor Jesús El Cristo, "y ellos" caminarán "juntos".

En el Apocalipsis o Revelación de San Juan de Patmos, el Quinto Ángel, el Jinete del "Caballo Blanco", cuyo Nombre es SAMAEL AUN WEOR, es llamado EL VERBO DE DIOS, pues "Aun Weor", significa: "Verbo de Dios":

"... y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS." (Apocalipsis 19:13).

"Dios se representa con el monosílabo Aun, y con las dos vees del verbo se forma una W que, junto con las otras tres letras restantes de la palabra verbo forma el Weor, y así tenemos el nombre Aun Weor oculto dentro de la frase "Verbo de Dios"..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

El Quinto Ángel del Apocalipsis es Samael Aun Weor, "el Verbo de Dios", "el Jinete del Caballo Blanco", que ha venido en esta última y "Cuarta Noche de Pascua", enviado por Jesús El Cristo nuestro Señor, como consta en el Apocalipsis de San Juan de Patmos. Esta clave o explicación ilumina el entendimiento y la comprensión del significado de esta Profecía, junto a la llegada del Profeta Elías en nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú y del Profeta Moisés en el V.M. Thoth-Moisés: los dos Testigos del Apocalipsis.

La "Edad de Hierro" está concluyendo, y por lo cual "los yugos de hierro serán quebrados", indicándose así el final de la Edad de Hierro, y la proximidad de la llegada del mundo a su fin. El "Fin del Mundo" no significa la destrucción del Planeta ni la total extinción de la Raza Humana, ni de las condiciones que permitan el resurgimiento de los reinos mineral, vegetal y animal con las condiciones necesarias para su existencia, desarrollo y evolución. Es un cambio catastrófico global, durante cuyo tiempo de unos dos siglos de duración, el Planeta será renovado, para el comienzo de una nueva Civilización, en una Nueva Edad de Oro en una Nueva Tierra bajo Cielos Nuevos.

Los tiempos del fin de esta "Edad de Hierro" hasta el alborear de la Nueva Civilización, son llamados la Cuarta "Noche de Pascua para el Nombre de YHVH", el Nombre de Dios. Noche reservada y fijada para la redención de todas las generaciones de Israel."

Las palabras "todas las generaciones de Israel", se refieren al Pueblo de todas las Doce Tribus de Israel.

Es decir, para quienes de entre toda la Humanidad, luchemos (¡antes de que sea completamente tarde!, pues aún hay esperanzas y posibilidades), por nuestra "redención", recibiendo la Señal del Cordero en nuestras frentes (como se prefiguró en la anterior y tercera Noche de Pascua), y "Generemos" dentro de cada uno de nosotros al Hijo del Hombre que es el Israel o Tiphéreth íntimo, individual, particular, en cada Ser.

En el final del Apocalipsis, podemos descubrir, en síntesis, la Misión conjuntamente de Jesús El Cristo nuestro Señor, del Verbo de Dios, y de los Profetas Elías y Moisés y de los "Hijos de Israel" que entran "por las puertas de la ciudad" de la Nueva Jerusalem Celestial:

"Y he aquí, Yo vengo presto, y Mi galardón conmigo, para recompensar á cada uno según fuere su obra. Yo soy Alpha y Omega, principio y fin, el primero y el postrero. Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los disolutos, y los homicidas, y los idólatras, y cualquiera que ama y hace mentira. Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana." (Apocalipsis 22:12-16).

Hemos de guardar los Mandamientos de la Ley de Dios para que nuestra "Potencia" que es la Fuerza de la Castidad, sea "en el Árbol de la Vida", con la base constante de la disolución de nuestros defectos psicológicos. Para entrar "en la Ciudad", es necesaria la práctica del "Arcano", los Tres Factores.

Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Índex -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico