EL NUEVO PACTO

- I -

EL
TEMPLO DE DIOS

En el final del capítulo 11 del Libro del Apocalipsis de San Juan, está escrito:

"Y el templo de Dios fué abierto en el cielo, y el arca de su testamento fué vista en su templo. Y fueron hechos relámpagos y voces y truenos y terremotos y grande granizo." (Apocalipsis 11: 19).

En la Jerusalem Celestial que desciende del Cielo de Dios:

"... el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero." (Apocalipsis o Revelación de San Juan el Teólogo, 21: 22).

El "templo de Dios", "en el cielo", es "el Señor Dios Todopoderoso" (IAO ELOHIM SHADÁI). "El Señor Dios Todopoderoso" es nuestro Padre-Madre Divinal, interior, particular, dentro de cada Ser, IAO ELOHIM, nuestro Dios Verdadero.

En el Zohar, "El Cielo" es Tiféret, la sexta Sephiráh del Árbol de la Vida, y tiene "dos extremidades".

Bináh (la tercera Sephiráh, la Madre Divina, la Shejináh Superior) es "la extremidad del cielo en la altura"; y Maljút (la décima Sephiráh, la Shejináh Inferior) es la extremidad "del cielo abajo". Y Zeir Anpín (Jacob-Israel) es "el travesaño que pasa por los tablones de extremo a extremo", (Éxodo 26: 28). Es decir, desde Maljút (Rajel) a Bináh (Leáh).

"El Arca" que es la Shejináh Inferior, Maljút, al ser "vista en su templo", es porque se ha reintegrado dentro del "templo de Dios", de "Elohim", que es "Bináh".

En otro significado, el "Arca" es el "Vaso", "Cáliz", "Yoni" o "Útero" de la Mujer, de la Esposa, y dentro de la cual entra su Esposo, para practicar ambos, al unirse sexualmente con verdadera castidad, el Arcano, el Arca de la Alianza. Fulcanelli, en una de Sus Obras, dice:

"El copón -y nadie conciba malos pensamientos-, así como el Graal [Grial] y las crateras sagradas de todas las religiones, representa el órgano femenino de la generación, y corresponde al vaso cosmogónico de Platón, a la copa de Hermes y de Salomón y la urna de los antiguos Misterios..."

El "Testamento" es "Yesod", y el Pacto de la Nueva Alianza.

Hay Dos Templos que en realidad son Uno y el mismo, manifestándose en niveles diferentes. "Bináh" es el Templo Superior; y "Maljút" es el Templo Inferior. (Ver, por favor, los trabajos titulados: "Amar a Dios por sobre todas las cosas", "El Árbol de la Vida", y "Shemá Yisrael").

Cuando una persona o un Iniciado realiza la Gran Obra del Padre dentro de sí mismo, practicando durante toda la vida "Los Tres Factores" construye o reconstruye el Templo de Dios: primero hay que construir el Templo Inferior, y sobre este Templo Inferior se construye el Templo Superior, y cuando ambos Templos están completamente construidos, entonces el "tikkún" o restauración de las Dos Letras "H" (HH) del Santo Tetragrammatón YHVH, habrá sido realizado, interiormente, logrando la Unidad de "Ambos Mundos", cuando "Maljút" asciende rectificada a "Bináh", "por las Manos del Santo, Bendito Sea". Cuando Ambos Templos sean restaurados completamente, por siempre y para siempre, "la luz de la Luna [Maljút] será como la luz del Sol [Bináh],..." (Isaías 30: 26), porque Ambas Luces,"la Madre Superior" y "la Madre Inferior", son "las Dos Luminarias", las Dos Luces de Jojmáh, el Hijo, el Cristo.

Bináh, la Shejináh Superior, la primera Letra "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH, dentro de cada uno de nosotros, se corresponde esotéricamente con "el Primer Templo". El "Segundo Templo" que es "Maljút" es "la Shejináh sobre la tierra", la segunda o la última Letra "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH, en el Ser, dentro de cada uno de nos. Y "Ambos son la obra del Eterno, Bendito Sea." Pues los Dos Templos "son las Dos Luces de Jojmáh", del Cristo, del Cordero.

El Templo de Dios no es un templo hecho "de mano", y está dentro de nuestro propio Ser:

"... el Altísimo no habita en templos hechos de mano; como el profeta dice: El cielo es Mi trono, Y la tierra es el estrado de Mis pies. ¿Qué casa [el Templo Superior] me edificaréis? dice el Señor; ¿O cuál es el lugar [el Templo Inferior] de Mi reposo? (Isaías 66: 1)". [... Porque el] "Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos," (Los Hechos de los Apóstoles, 7: 48-49; 17: 24).

"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno violare el templo de Dios, Dios destruirá al tal: porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es." [...] "Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica [el que eyacula el semen], contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque comprados sois por precio: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios." (La Primera Epístola del Apóstol San Pablo a los Corintios, 3: 16-17; 6: 18-20).

"¿Y qué concierto el templo de Dios con los ídolos? porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán Mi pueblo." (La Segunda Epístola del Apóstol San Pablo a los Corintios, 6: 16).

El "Pueblo de Dios", es el Pueblo de Cristo, formado por hombres y por mujeres que no fornican, es decir, que no eyaculan el semen, y que no adulteran: hombres y mujeres castos, fieles, en pensamientos, sentimientos y acciones, y que por este comportamiento glorifican a Dios en su cuerpo y en su espíritu, y Dios habita y mora en ellos, y por lo cual, son Su Pueblo. Porque una persona que fornica, o que adultera, por devota que sea, no está glorificando a Dios ni en su cuerpo ni en su espíritu, y no forma parte del Pueblo de Dios.

Glorifiquemos a Dios en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu, "los cuales son de Dios", para que seamos "templo de Dios", y "el Espíritu de Dios" more en nosotros.

- II -

EL ARCA DE LA ALIANZA

Cuando el hombre y la mujer unidos en matrimonio practican el Arcano, el esposo representa a "Noé", y la esposa representa el "Arca". Y ambos, al estar unidos con verdadera castidad y fidelidad en el "Arcano", son, en verdad, un "Arca de Noé", el Arca de la Alianza.

El Arcano, el Arca de la Alianza solo se puede practicar en el matrimonio, entre el esposo y su propia y única esposa. El hombre solamente puede practicar el Arcano con una sola mujer, con su esposa. La mujer solamente puede practicar el Arcano con un solo hombre, con su esposo.

Por medio de la práctica del Arcano, se realiza el Misterio del Arca de la Alianza con Dios.

En las Sagradas Escrituras los símbolos del Pacto de la Alianza, "el Testimonio", están contenidos en "el Arca del Testimonio", "el Arca de la Alianza", "el Arca del Pacto de Dios", "el arca de su testamento", "el Arca del Pacto de YHVH" nuestro "ELOHIM":

"... en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, y la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto; Y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en particular." (Epístola del Apóstol San Pablo a los Hebreos, 9: 5-6).

La "urna de oro que contenía el maná" es idéntica con la "Copa", con el "Vaso", Cáliz o Santo Grial, con el que en la "Última Cena", nuestro Señor Jesús el Cristo bebió el Vino de la Transubstanciación:

"Y tomando el vaso, y hechas gracias, les dió, diciendo: Bebed de Él todos; Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados." (El Santo Evangelio según San Mateo, 26: 27-28).

En el lenguaje esotérico, significa, en una clave, que nuestro Señor Jesús El Cristo les dio a Sus Apóstoles las enseñanzas ocultas, representadas simbólicamente en el Pan, en el Vino y en el Cáliz, y les indicó que las siguieran realizando en memoria de Él: simbólicamente en la unción del pan y del vino; esotéricamente en la práctica del Arcano.

Jesús les enseñó la práctica del "Arcano", "según ciencia"; les explicó la "sabiduría oculta" de la Santa Alquimia, para transmutar el "Agua" (simbolizada por el "Pan"), en el "Vino" de la transubstanciación, como lo expresa, en el lenguaje esotérico, el primer milagro público de Jesús, en donde, en unas bodas, en un matrimonio, transmutó el Agua en Vino...

El término "Vaso", aplicado a la mujer, y más específicamente a la Esposa, está claramente expresado por el Apóstol Pedro, donde está escrito:

"Vosotros maridos, semejantemente, habitad con ellas según ciencia, dando honor á la mujer como á vaso más frágil, y como á herederas juntamente de la gracia de la vida; para que vuestras oraciones no sean impedidas." (1 Pedro 3: 7).

El término "habitad" utilizado aquí por San Pedro Apóstol, se refiere, no solamente a la convivencia en el hogar, sino también a la unión sexual y amorosa entre marido y mujer. Y esta unión debe de ser realizada "según ciencia"..., es decir, de acuerdo a los cánones y reglas de la Ciencia Sagrada de la Alquimia Sexual, ciencia en la cual la mujer es el "Vaso", el "Yoni", el Cáliz de la Transubstanciación.

"La vara de Aarón que reverdeció", es la "Vara" en la que se levanta la Serpiente de Bronce que el Profeta Moisés levantó en el desierto. En otro de sus significados esotéricos, la Vara simboliza al "Yesod" o "Lingam" del varón.

"Las Tablas del Pacto", son el Pacto de la Alianza de Dios que por medio de Su Siervo el Profeta Moisés, entregó al Pueblo de Israel.

La Toráh entera se sintetiza en guardar y mantener intacto el Pacto de la Nueva Alianza, como está escrito en El Zohar, en donde se explica que José el Justo, el hijo de Jacob, con una sola acción cumplió todos los preceptos de la Toráh; y esa sola acción fue el Pacto de la Castidad, el Pacto de la Nueva Alianza.

Los dos "querubines de gloria que cubrían el propiciatorio", representan la clave del Arcano. En uno de sus significados, los dos querubines representan al hombre y a la mujer, al esposo y a su esposa, cuando se unen sexualmente sin fornicación, con castidad, con fidelidad, practicando el Arcano, el "Maithuna" o Tantrismo Blanco, la Alquimia Sexual o Magia Sexual Blanca.

"Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios." (Hebreos 13: 4).

"Para que ya el tiempo que queda en carne, viva, no a las concupiscencias de los hombres, sino a la Voluntad de Dios." (1 Pedro 4: 2).

Porque "... los que son de Cristo, han crucificado la carne con los afectos y concupiscencias." (Gálatas 5: 24).

Porque:

"... el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo." (1Corintios, 6: 13).

"... el tiempo es corto lo que resta es, que los que tienen mujeres sean como los que no las tienen..." (1 Corintios 7: 29).

Pues, "... hay eunucos que se hicieron a sí mismos eunucos por causa del Reino de los Cielos; el que pueda ser capaz de eso, séalo." (Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo, en Mateo 19: 12).

"Eunuco" en el Matrimonio, es aquel que no fornica, o sea que no derrama, que no eyacula, ni tan siquiera una gota del "Esperma Sagrado", en ninguna manera, y durante toda la vida, ni siquiera con su esposa... Y, "el que pueda ser capaz de eso, séalo".

Por lo cual, dijo Dios a Moisés:

"Hablad a los hijos de Israel, y decidles: Cualquier varón, cuando su simiente [su semen] manare de su carne, será inmundo." (Levítico 15: 2).

"Y el hombre, cuando de él saliere derramamiento de semen, lavará en aguas toda su carne, y será inmundo hasta la tarde." (Levítico 15: 16).

"Y la mujer con quien el varón tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavarán con agua, y serán inmundos hasta la tarde." (Levítico 15: 18).

"Esta es la ley del que tiene flujo, y del que sale derramamiento de semen, viniendo a ser inmundo a causa de ello;..." (Levítico 15: 32).

"Manda a los hijos de Israel que echen del campo... a todos los que padecen flujo de semen,..." (Números 5: 2).

Esta Ley de Dios, no solamente se aplica al que es "soltero", sino también al que es "casado", al esposo y a su esposa, como está muy claro en Lev. 15: 18, como vimos antes.

Mas, para lograr la completa y total "Castidad Verdadera", hay que estar "Muriendo instante a instante, momento a momento", pues:

"¡Solo con la Muerte del ego, adviene lo nuevo!"...

En la época del Éxodo del Profeta Moisés y del Pueblo de Israel, en el desierto, el Arca del Pacto de la Alianza (Éxodo, capítulos 25 al 31) con toda su simbología sublime, sagrada, representaba el camino de la redención o "tikkún" de las almas del Pueblo de Israel. Mas como antítesis tenebrosa aparece la adoración del "becerro de oro" (Éxodo, capítulo 32) que conduce a la pérdida del alma, y a la entrada al Abismo o Infierno aun en vida.

En este final de los tiempos, se repite todo igual, tal y como nos lo declaró verbalmente, personalmente, nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú en Santafé de Bogotá, Colombia, el 22 de Febrero del año de 1996:

"¡Estamos en los Tiempos de MOISÉS!... ¡MOISÉS es un Profeta, que en otra época se había Liberado! ¡Mas, en estos tiempos, se repite ahora todo igualito! ¡Sólo cambian los personajes!..." ("El Maestro y sus discípulos").

Al estar nuevamente "en los Tiempos de Moisés", estamos también en los Tiempos de la entrega de las Tablas del Testimonio y del Arca del Pacto de la Nueva Alianza que nos permite, siendo fieles al Nuevo Pacto, realizar el "tikkún", corrección o restauración de nuestras almas, para elevarnos a nuestro Padre-Madre Divinal, íntimo, interior, particular: el Señor nuestro Dios IAO-ELOHIM, dentro de cada uno de nosotros.

Mas, "por Ley de recurrencia", al repetirse ahora todo igual, más sus consecuencias, estamos también en la época del "becerro de oro", que son las ambiciones materiales, la codicia, la violencia, la lujuria, etc., y todo lo que es la antítesis del Arca de la Alianza.

La adoración del "becerro de oro", arrastra a las almas de sus adoradores, al abismo, al infierno, aún en vida.

"Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma?" (El Santo Evangelio según San Mateo, 16: 26).

Por cualquier cosa material, cualquier cosa del mundo, así sea una moneda, que una persona tome sin pertenecerle honradamente, ahí se está adorando al "becerro de oro", y se está perdiendo el alma.

"... recomendad la virtud a vuestros hijos, esta sola puede dar felicidad, no el dinero, hablo por experiencia, solo fue la virtud que me sostuvo en el dolor,..." (L.V. Beethoven, en su "Testamento".)

Hemos, pues, de estar con El Cristo y el Nuevo Pacto, y rechazar totalmente todo lo que sea del "becerro de oro", y no solamente rechazarlo, sino desintegrarlo, pulverizarlo, dentro de cada uno de nosotros mismos.

Hemos de estar en todo momento en Vigilia y en Oración, para Morir a cada defecto psicológico que descubramos, ya sea de ira, codicia, lujuria, envidia, pereza, orgullo, gula, etc., por un pensamiento, un sentimiento o una acción, pidiéndole con fuerza y con fe a nuestra Madre Divina Kundalini (la "Mujer-Serpiente", la Sagrada Shejináh), íntima, individual, particular, que nos saque y nos desintegre ese defecto psicológico, por pequeño que sea, en ese mismo instante.

Procediendo así, a cada instante, durante toda la vida, estaremos siendo fieles al Cristo y al Pacto de la Nueva Alianza, y estaremos rechazando y desintegrando dentro de cada uno de nosotros al "becerro de oro".

- III -

EL "NUEVO PACTO"
EN LA "ÚLTIMA CENA"

En la "Última Cena", nuestro Señor Jesús el Cristo, renueva el "Pacto" con Dios: el "Nuevo Pacto", con toda la simbología "Oculta" de: "el Pan", "el Vaso", Copa, Cáliz o Santo Grial, del Vino del "fruto de la Vid", y del Canto de un Himno...

"Y comiendo ellos, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dió á sus discípulos, y dijo: Tomad, comed, esto es mi cuerpo. Y tomando el vaso, y hechas gracias, les dió, diciendo: Bebed de Él todos; Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Y os digo, que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día, cuando lo tengo de beber nuevo con vosotros en el reino de mi Padre. Y habiendo cantado el himno, salieron al monte de las Olivas." (El Santo Evangelio según San Mateo, 26: 26-30).

El "Nuevo Pacto" establecido por nuestro Señor Jesús El Cristo en la "Última Cena", simboliza, esotéricamente, la Santa Eucaristía del Pan, y del Vino contenido en el Cáliz Sagrado.

En los gérmenes contenidos en la semilla del trigo natural, se halla acumulada la Fuerza Crística del "Cuerpo" del Cristo o del Logos Solar. En el fruto de la Vid natural, está contenida la Fuerza Crística de la "Sangre" del Cristo, del Logos Solar: La "sustancia cósmica del CRISTO-SOL encerrada en el PAN y en el VINO..."

En cuanto al "Vaso", "Copa", "Cáliz" o "Santo Grial", representa al "Yoni" de la Mujer, de la Esposa, que es "el Arca" de la Alianza.

En simbología Alquímica, "el Pan", representa al "Agua" o "Mercurio" de la Alquimia; "el Vino", al "Fuego" o "Azufre" de la Alquimia. En la Kabbaláh tiene otros significados.

En otro significado el Nuevo Pacto es EL PACTO SALVADOR DEL CRISTO CON EL PADRE.

- IV -

EL HIMNO QUE CANTÓ JESÚS EN LA ÚLTIMA CENA

El Himno (o los Himnos según otras traducciones) que cantó Jesús con los Apóstoles después de la celebración de la Última Cena, en la Eucaristía, tradicionalmente se dice que se trata de uno o de varios Salmos, uno de los cuales es el Salmo 116, y muy especialmente su versículo 13, que dice:

"Tomaré la Copa [Vaso o Cáliz] de la salvación, E invocaré el nombre de YHVH.".

La "Septuaginta", dice:

"Una copa de liberación, Yo tomaré...".

Nuestro Señor Jesús El Cristo el Hijo Unigénito del Padre Celestial Absoluto, fue un Santo Rabbí, de la Tribu de Judáh, estudió la sabiduría de los Iniciados de la escuela del Rabino Hillel o Hilel (que encarnó el atributo de la Misericordia o "Jésed" , según el Zohar, y de la humildad de acuerdo a Isaac Luria, y cuya regla en la recitación de la "Shemá Yisrael" es la aceptada por los Rabinos del Zohar), y conocía la Toráh con tanta Sabiduría que dejaba asombrados y admirados a los más eruditos Rabinos que lo conocieron y lo escucharon: "... los sabios de Naim, los más doctos y puros de la tierra, hallaban en sus palabras tesoros ocultos de Hillel, bellezas del Talmud."

La Última Cena tuvo los elementos de la Cena de la Pascua en cuya celebración se cantaban himnos del libro de los Salmos llamados "Hallel" o "Halel" (Himno de Alabanzas).

En el Talmud de Babilonia ("Babylonian Talmud: Tractate Berakoth", "51a"), se menciona la Copa de Bendición, que debe de estar llena de Vino sin diluir, (porque significa Bináh, la Shejináh Superior, o el "Barril" desde donde proviene el Vino de la Toráh sin diluir) que se toma con ambas manos, y se sostiene levantada después solamente en la mano derecha, durante la bendición después de la Cena. Y quien dice las bendiciones debe de tener sus ojos fijados en la Copa. Quien dice las bendiciones (que "debe estar lleno del Vino de la Toráh", "un Hombre íntegro", "completo", "perfecto") hace que sus discípulos se sienten alrededor de él... He aquí una reflexión sobre la Pureza, de la verdadera Castidad, en pensamientos, sentimientos y acciones, que tiene que tener el "Anfitrión" que realiza el Sacramento de la Transubstanciación.

Porque la Letra "H" (Hei), dice el Zohar, "es la Copa", es decir, "Bináh", "y se le corona con discípulos", que el "Anfitrión" que es "Jojmáh" (EL CRISTO), hace que se sienten a su alrededor... Como así sucedió con nuestro Señor Jesús El Cristo y Sus Apóstoles.

"Acerca de quien levanta la Copa y recita la Bendición está escrito: "Yo levanto la copa de las salvaciones y llamo por el nombre del Señor" (Salmos 116: 13). (El Zohar).

El "Talmud de Babilonia", ("Babylonian Talmud: Tractate Berakoth", "51b"), acerca de lo que está escrito en el Salmo 116: 13: "Yo levantaré la copa de Salvación e invocaré sobre ella el Nombre de YHVH", habiendo explicado que el que dice la Bendición debe de fijar sus ojos en ella, dice que Él envía la Copa "alrededor de los miembros de su casa: de tal manera que su esposa pueda ser bendecida..."

Nuestro Señor Jesús El Cristo "tomando el vaso, y hechas gracias, les dió, diciendo: Bebed de Él todos;...". Es decir, Jesús envió la Copa o Vaso "alrededor de los miembros de su casa", a sus Discípulos, "de tal manera que su esposa pueda ser bendecida...". Porque "... en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón;..." (1 Corintios, 11: 12).

En una clave esotérica es el "tikkún" o restauración que realiza el Cristo Íntimo dentro de un Iniciado que Lo tiene encarnado, del Pueblo del Israel Interior representado por los Doce Apóstoles, y de los Dos Templos (Leáh y Rajél), al darles el alimento Espiritual del Pan y del Vino de la Transubstanciación, pues el Cristo íntimo, interior, alimenta con el Pan y con el Vino de la Transubstanciación, a cada una y a todas las Partes del Ser.

En otra clave, significa que el Misterio del Arcano, que Jesús les había enseñado a Sus Discípulos, los invitaba a seguir realizándolo cada uno de ellos también, en su casa u hogar, con su propia Esposa, "Copa" o "Vaso".

"El Vaso", aquí físicamente, se refiere a la Mujer, a la Esposa; concretamente al "Yoni Femenino", al "Útero" de la Esposa, "el órgano femenino de la generación".

"El Cristo Rojo bebe del Santo Grial en la hora suprema de la Cristificación, así está escrito en el Evangelio del Señor...", nos enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.

Espiritualmente, "el Vaso" se refiere a la Shejináh en su Doble Aspecto de "Bináh" y "Maljút".

El Zohar, explicando "el secreto de la copa", cita el siguiente versículo del Libro del Deuteronomio: "Y lleno de la bendición de YHVH" (Deuteronomio 33: 23). Y explica que "el valor numérico de la copa" es equivalente al valor numérico del Nombre "Elohim", que es "Bináh". Lo que quiere decir, esotéricamente que "Maljút" o la Shejináh Inferior que es "Rajél" queda "revestida con Bináh" que es "Leáh". Es decir, la Shejináh Inferior o Rajél asciende y se integra espiritualmente, esotéricamente, en Bináh, y las Dos forman una unidad indivisible.

"La Copa" es por lo tanto "Maljút revestida con Bináh", que "debe ser pura tanto por dentro como por fuera". Esotéricamente se refiere al "tikkún" o purificación y santificación del Alma en todos los niveles.

El Zohar, concerniente al Misterio de la Copa de Salvación o Liberación, la llama "el Cáliz de Salvación", y explica que "la mesa junto a la cual se dice la bendición no ha de estar vacía de pan y vino." El Vino es "el Vino de la Toráh que sale del Mundo Futuro", que es Bináh. "... la 'copa de la bendición', la copa que se bebe después de una comida, aunque se la toma con ambas manos, se la sostiene después solamente con la mano derecha. Este es el sentido esotérico de las palabras 'Su mano izquierda está bajo mi cabeza y su mano derecha me abraza'..." (Cantar de los Cantares 2: 6). (El Zohar). Por lo cual, "... el Cantar de los Cantares representa la 'Copa de Bendición' cuando es tendida por la Mano Derecha, y por eso se encuentra en él todo amor y gozo, como en ningún otro canto en el mundo." (El Zohar).

"Al recitar la bendición es necesario mirar la copa, porque está dicho, "Los ojos del Señor tu Dios están siempre sobre ella", es decir, la Tierra Santa [La Shejináh] (Deuteronomio XI, 12). Por eso los pensamientos no deben apartarse de la copa y los ojos deben estar firmemente fijados en ella. [En la celebración del Sacramento de la Eucaristía en el Arcano, el Esposo debe de tener su mente y su corazón fijos en su Copa, en la Transmutación de sus energías creadoras, sin admitir pensamientos o sentimientos de lujuria, infidelidad, morbosidad, etc.] La Copa de la Bendición es bendecida por la bendición que el hombre pronuncia sobre ella al Santo, Bendito Sea." (El Zohar).

Esta Santificación ante el "Vaso", y con el "Vaso", que es la Esposa, es "la voluntad de Dios" en el Cruce sexual entre el hombre y la mujer en el "Sacrificio" o "Sacro Oficio" en el matrimonio, como claramente lo dice el Apóstol San Pablo:

"Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación [en pensamientos, sentimientos y acciones]: que os apartéis de fornicación [que no eyaculéis el semen]; Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso [su Esposa] en santificación [pureza] y honor [respeto, delicadeza, cariño, amor]; No con afecto de concupiscencia [lujuria, fornicación, morbosidad], como los Gentiles que no conocen á Dios..." (La Primera Epístola del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses, 4: 3-5).

Esta es la Voluntad de Dios, y es nuestra propia Cruz que debemos de tomar cada día. Mas esta nuestra Cruz, en la que crucificamos la carne con los afectos y las concupiscencias, que es la Cruz de Cristo, es locura para el mundo, porque es "la palabra de la Cruz":

"Porque la palabra de la cruz es locura á los que se pierden; mas á los que se salvan, es á saber, á nosotros, es potencia de Dios." (La Primera Epístola del Apóstol San Pablo a los Corintios, 1: 18).

En el "Talmud de Babilonia" ("Tratado Gittin 90a"), una "Copa" es utilizada como un símbolo de la Esposa...

Rabbí Shimón ben Yojai explica que la Copa de Bendición llena con Vino sin diluir, simboliza a la Shejináh...

La Copa, Vaso o Cáliz, representa, por lo tanto, simbólicamente, en una clave, al "Yoni" o "Útero" de la Mujer, de la Esposa. Y en otra clave o significado, a la Shejináh la Novia y la Esposa en Sus Dos Aspectos: "Bináh" o la Shejináh Superior, la Reina Celestial, y "Maljút" o la Shejináh Inferior, la Reina Terrenal.

En el "Talmud de Babilonia" ("Tratado Berakoth 46a"), está escrito que Rabbí Simeón ben Yojai dijo: "El anfitrión parte el pan y el huésped da las gracias."

El "Anfitrión", -enseña el Zohar- es "Jojmáh", o la Letra "Y" (Yud) del Santo Tetragrammatón YHVH, que es el Cristo, el Segundo Logos, y el "Huésped" es "Yesod".

Esto significa que en la práctica del "Arcano" realizada con pureza, con castidad, con "santificación" y "honor", al entrar el "Yesod", "Lingam" o "Phallus" del esposo dentro de la "Casa", "Arca", "Yoni", "Útero" o "Yesod" de su esposa, el Yesod del esposo es el "huésped" que "da las gracias". Y toda la Obra está a cargo del "Anfitrión" que es el Cristo Íntimo, Interior, "el Jefe de la Gran Obra del Padre".

La "Mesa" es la Mesa de la que está escrito:

"Esta es la mesa que está delante de YHVH." (Ezequiel 41: 22).

La "Mesa", simboliza al Altar y al Corazón.

En otro significado esotérico, la Mesa "es la Mesa hecha por el Eterno, Bendito Sea, la cual es Su Shejináh..." (El Zohar).

El Zohar explica que el valor numérico de la palabra "esta", es doce: " 'esta' (Zeh: zain he, 7 + 5 = 12"), que "se refiere a los doce rostros".

"El Pan de la proposición" que es "Zeir Anpín" (las Sephiróth: Jésed, Guevuráh, Tiféret, Netzáj, Hod y Yesod), cuyo epicentro o corazón es Tiféret, el Hijo del Hijo, el Cristo Íntimo, "tiene doce rostros", llamados "las doce Jalót" (Pan tradicional trenzado), que es el "pan de la proposición que está en la mesa del Rey", "que fueron ordenados sobre la mesa del Templo..." "El Pan de los Rostros", el Pan de "los Doce Rostros", es por lo tanto "Zeir Anpín". Y la "Mesa" o "Esta", de las palabras "Esta es la Mesa...", sobre la cual está el Pan de Zeir Anpín, es "Maljút", Su Shejináh, que es la Mesa del Rey.

El "Pan" o Tiféret tiene "doce rostros", porque Tiféret es Jacob-Israel y de Él emanan "las doce oblicuidades de Tiféret", "las doce Tribus de Israel".

El "Pan", en una clave o significado, simboliza a Tiféret, Jacob-Israel o la Letra "V" (Vav) del Santo Tetragrammatón YHVH. Porque la Vav que es Tiféret es el Cielo, que tiene dos "extremidades": Su extremidad Superior es Bináh "la extremidad del Cielo arriba", y Su extremidad Inferior es Maljút, "la extremidad del Cielo abajo", o las dos mitades del "Pan".

El Zohar explica que "El pan que se colocaba sobre la Mesa del Santo tomaba la forma de doce tortas...", y es llamado "el pan del Rostro", porque emana "de ese Rostro, y descansa sobre esa Mesa,..."

"El Rostro Pequeño" o "el Semblante Menor" es "Zeir Anpín", o el "Microprosopus", (formado por las Sephiróth: Jésed, Guevuráh, Tiphéreth, Netzáh, Hod y Yesod), cuyo epicentro de Luz es Tiféret, el Hijo del Hijo. Zeir Anpín es por lo tanto, "EL Que contiene al Semblante Menor", porque contiene a Tiféret.

"El Gran Rostro", "el Vasto Semblante", "Arikh Anpín" o el "Macroprosopus", es Kether, el Padre, el Anciano de los Días, el "Eterno Antiguo y Sagrado Uno, el Sagrado de los Sagrados Unos", ("Atika Kadisha" el "Anciano Santo"), cuya Luz se manifiesta e irradia a través de Jojmáh, el Hijo, el Cristo, "el Padre del Microprosopus"; de Jojmáh, a Bináh; y de Bináh a Zeir Anpín, que a su vez la irradia a Maljút.

La Letra "V" (Vav) tiene el valor numérico seis (6), para indicar a las seis Sephiróth de Zeir Anpín (Jésed, Guevuráh, Tiféret, Netzaj, Hod y Yesod), cuyo epicentro es Tiféret, la sexta Sephiráh, contando a partir de Kether que es la primera Sephiráh.

Tiféret o el Cristo Íntimo, es por lo tanto, el Pan Vivo que desciende del Cielo... Y el "Anfitrión" es Jojmáh o el Cristo Cósmico, que bendice, que parte, y que reparte el Pan, que desde el Padre que es el Anciano de los Días, fluye a través, o por intermedio del Cristo, de Jojmáh. Por lo cual es llamado "el verdadero pan del cielo...", porque es "el Pan de Dios", que descendiendo desde el Padre, Kether o el Anciano de los Días, fluye a través del Hijo, Jojmáh o el Cristo (que es "el Anfitrión"), y pasando por Bináh que es el Espíritu Santo y la Madre Divina y la Shejináh Superior, aparece en Zeir Anpín (Jésed, Guevuráh, Tiféret, Netzáj, Hod y Yesod), hasta llegar a Maljút o la Shejináh en la Tierra en cada Ser, que es "la mesa que está delante de YHVH."

Jesús el Cristo Íntimo como "el Hijo del Hijo" o "Tiféret", es "el Pan de Vida"; y Jesús El Cristo como "el Hijo" o Jojmáh, es "el Anfitrión", que Bendice y Parte el Pan.

El Pan partido en dos partes por el Anfitrión, simboliza a las dos Letras "H" (Hei) del Santo Tetragrammatón YHVH, y estas dos "hes son paralelas a Leáh y Rajél", así lo enseña el Zohar.

"Leáh" o "Bináh" es la Shejináh Superior, y "Rajel" o "Maljút" es la Shejináh Inferior, o los Dos Aspectos de la Shejináh interiores, espirituales, dentro de cada Ser.

La "Última Cena", y la Eucaristía del Pan y del Vino contenido en la Copa, Vaso, Cáliz o Santo Grial, tiene varios significados esotéricos.

Uno de estos significados es la práctica del Arcano de la Alquimia entre el Esposo y su propia Esposa que es su Copa o Vaso.

Otro significado oculto: cuando el Cristo está cerca de los procesos de la Muerte y de la Resurrección esotérica, es cuando se están culminando los procesos interiores del "tikkún" de la Shejináh Inferior o "Rajél", elevándola para integrarla en la Shejináh Superior o "Leáh", con Su Copa rebosante de Vino puro, como está escrito en el Salmo 23: "mi copa está rebosando."

No obstante haber recibido nuestro Señor Jesús El Cristo a la Blanca Paloma del Espíritu Santo en el Bautismo en el Jordán, todavía no estaba Glorificado.

La Glorificación aconteció después de la Resurrección, en la Ascensión, como fue anunciada en la Transfiguración.

En la Ascensión, el Espíritu Santo en nuestro Señor Jesús El Cristo fue Glorificado, lo que quiere decir, que Cristalizó en Él el Aspecto Femenino de Bináh, o la Shejináh Superior... Luego Cristalizó en Él El Cristo Cósmico o Jojmáh, para después Cristalizar en Él, el Padre, Kether, el Anciano de los Días. Para después Ascender al "Ain Soph", el Sagrado Infinito, el Padre del Padre, donde todo es "Uno": "EJaD". Y volver nuevamente, para Instruir a Sus Apóstoles y a las Santas Mujeres en los Misterios de la Gnosis del Padre, del "Pleroma" o Absoluto, y de la Redención de "Pistis Sophía".

Después de la Resurrección Jesús continuó Instruyendo a los Apóstoles, y de estas Enseñanzas poco se dice en los escritos del "Nuevo Testamento", "Enseñándoles que" guardaran "todas las cosas que" Él les ha "mandado:" (Mateo 28: 20). "Y el Señor, después que les habló, fué recibido arriba en el cielo, y sentóse á la diestra de Dios." (Marcos 16: 19). "Entonces les abrió el sentido, para que entendiesen las Escrituras;..." (Lucas 24: 45). "Y también hizo Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro. Estas empero son escritas, para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios; y para que creyendo, tengáis vida en su nombre." (Juan 20: 30-31)."Este es aquel discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas: y sabemos que su testimonio es verdadero. Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, que si se escribiesen cada una por sí, ni aun en el mundo pienso que cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén." (Juan 21: 24-25).

Las "Señales" y las Enseñanzas que no fueron escritas en los Libros de los Evangelios, son Enseñanzas de "la Sabiduría Oculta" que es la Gnosis:

"Jesús, después de la Resurrección, confió la Gnosis primeramente a Santiago el Justo, a Pedro y a Juan; éstos a su vez la transmitieron al resto de los Doce (Apóstoles), y los Doce a los Setenta, uno de los cuales era Bernabé." ("Hypotyposeis", Libro VII, de Clemente de Alejandría, citado por "Eusebio de Cesarea", "Historia Eclesiástica", "Libro 2".)

En la Transfiguración, la Shejináh está representada por la Nube de Luz que lo cubrió, el Cristo Cósmico por Jesús, y el Padre por la Voz que habló desde la Nube de Luz... Y en esta Ascensión, Ascendió con Él, la Shejináh Inferior integrándose en la Shejináh Superior, y las Doce Tribus de Israel, dentro de Él... Y Todo se Integró en Una Unidad, realizando nuestro Señor Jesús El Cristo, dentro de Él, la "Shemá Yisrael".

La Glorificación fue también anunciada por nuestro Señor Jesús El Cristo en la Última Cena, tomando "la Copa de Liberación" e Invocando el Nombre del Santo Tetragrammatón...

En la Ciencia Tántrica Blanca del "Maithuna" o Magia Sexual Blanca, que es la práctica del Arcano en el matrimonio entre el hombre y la mujer, entre el esposo y su propia esposa, se halla el Misterio de la Eucaristía, "del Nuevo Pacto" realizado por nuestro Señor Jesús El Cristo en la Última Cena.

Con la correcta realización del Arcano se está renovando siempre el Pacto de la Nueva Alianza. Mejor dicho, el hombre y la mujer, la pareja, el matrimonio que esté practicando Los Tres Factores, está renovando ante el Padre, ante el Cristo, ante la Madre Divina Kundalini, el Pacto de la Nueva Alianza.

En cuanto a las personas solteras, manteniéndose castas en pensamientos, sentimientos y acciones, por medio de la auto-observación psicológica "de instante en instante, de momento en momento", y pidiéndole a la Madre Divina Kundalini íntima, individual, particular, la desintegración del defecto psicológico descubierto en ese momento, de esta manera están renovando también el Pacto de la Nueva Alianza, porque es por medio de la desintegración de nuestros defectos psicológicos que podemos lograr la verdadera castidad. Y así se preparan mejor para cuando lleguen al matrimonio.

La renovación del Pacto de la Nueva Alianza es pues algo muy individual dentro de cada uno de nosotros, y ante Dios.

Negándonos a sí mismos (es decir, muriendo a nuestros defectos psicológicos en pensamientos, sentimientos y acciones "en todo momento"), tomando nuestra propia Cruz cada Día (que es la práctica del Arcano o Magia Sexual Blanca, en el matrimonio), y siguiendo al Cristo (el sacrificio consciente por la Humanidad), vivimos y renovamos el Pacto de la Nueva Alianza, el Nuevo Pacto como lo dejó instituido, en su simbología esotérica, nuestro Señor Jesús El Cristo en la Última Cena.

La Salvación del alma solamente es posible si vivimos y realizamos el "Nuevo Pacto".

Las Sagradas Escrituras nos transmiten que del "Diluvio" se salvaron únicamente las parejas que entraron en "el Arca de Noé". Y ahora estamos nuevamente en el ciclo recurrente de aquel final de los tiempos...

Mas, por una Gracia del Cielo, en este final de los tiempos, las personas que no puedan practicar el Segundo Factor, si se dedican a la desintegración de los defectos psicológicos a cada instante, logran la verdadera castidad, y son tenidas también en cuenta para el rescate.

La clave es muy sencilla y se resume o sintetiza "en el recuerdo de la Íntima Divinidad", no olvidándonos de "el Señor nuestro Dios": IAO-ELOHIM, que son nuestro Padre-Madre Divinal, íntimo, interno, interior, individual, particular, dentro de cada uno de nosotros.

Porque estando en todo momento en el recuerdo de "El Señor nuestro Dios", nuestro Padre-Madre, recibimos Su Ayuda, Fuerza y Asistencia para estar siempre en Vigilia y en Oración para no caer en tentación.

La "Vigilia" es la "Auto-Observación Psicológica" en pensamientos, sentimientos y acciones. Y la "Oración" es pedirle con fuerza y con fe a nuestra Madre Divina Kundalini que nos saque y nos desintegre el defecto psicológico que hemos descubierto en ese mismo instante. Si así procedemos, entonces estaremos Amando al Señor nuestro Dios de todo nuestro corazón, y de toda nuestra alma, y de toda nuestra mente, y de todas nuestras fuerzas, que es "el recuerdo de la Íntima Divinidad".

Nuestra Madre Divina Kundalini, íntima, individual, particular, dentro de cada uno de nosotros, el Cristo Íntimo, Interior, el Nuevo Pacto, y Los Tres Factores, son nuestra única Tabla de Salvación.

30 de Mayo del Año 2012
- Terminado de revisar y de ampliar en la Víspera del Shabbath del 1 de Junio del Año 2012 -
Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Índex -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico