LA SERPIENTE KUNDALINI Y EL HIJO DEL HOMBRE

LA SERPIENTE KUNDALINI
Y
EL HIJO DEL HOMBRE

Ver también por favor:

La Kundalini: La Serpiente de Bronce de Moisés
Simbologías Esotéricas de la Toráh - Primera-Parte

- I -
EL ESTUDIO DE LA TORÁH
Y LA PLEGARIA

"Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de Tu Ley. [Tu Toráh]" (Salmos 119:18).

"Toráh" significa literalmente "Instrucción, enseñanza".

"La Toráh" (Tradición Oral y Escrita) es la Ley de Dios, contenida en las Sagradas Escrituras, tanto en el "Antiguo Testamento", como en el "Nuevo Testamento".

Cuatro formas hay en la interpretación de La Toráh: literal ("El Peshat"), alegórica ("El Remez"), libre ("El Derash"), y, mística, oculta o esotérica ("El Sod").

Nuestros estudios esotéricos de La Toráh, tienen como objetivo ayudar en la comprensión del sentido oculto de las Sagradas Escrituras, para que quien los quiera acoger libremente en su corazón, le sean de utilidad en la comprensión de sus inquietudes espirituales, y le ayuden a fortalecer la Fe en su vida y en su Fe espiritual. Pues respetamos y amamos a todas las religiones, tal y como lo ha expresado nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor:

"Todas las Religiones son perlas preciosas engarzadas en el hilo de oro de la Divinidad."

"La Toráh" son las Palabras contenidas en las Sagradas Escrituras:

"... no hay una sola palabra de la Toráh que no salga de la boca del Santo, Bendito Sea." (El Zóhar).

"... en el futuro el Santo, Bendito Sea, hará que la sabiduría [de la Toráh] se disemine por el mundo y los pueblos lo adorarán a Él, como está escrito: "Y pondré Mi Espíritu en vosotros". (Ezequiel 36, 27.) (El Zóhar).

Para acercarnos a la comprensión de la Sabiduría Oculta de la Sagrada Toráh, que es la cuarta forma de Interpretación llamada "El Sod", necesitamos estudiar las enseñanzas esotéricas del "Árbol de la Vida", contenidas en El Zóhar:

"... quien desea que el Santo, Bendito Sea, acepte su plegaria, será diligente en el estudio de la Toráh que es el Árbol de Vida,..." (El Zóhar).

El "estudio de la Toráh", abarca sus cuatro aspectos, como vimos antes. Y cada uno de nosotros, de acuerdo a la comprensión del estudio de la Toráh, en cada una, o en una, de sus formas de interpretación y comprensión, nos ayuda, en base a la propia comprensión, en nuestra plegaria u oración, siempre que la realicemos de todo corazón. Pues "Orar es hablar con Dios" dentro de nuestro corazón.

Mas, cuanto mejor podamos comprender el sentido oculto de la Toráh, mayor será también nuestra comprensión de la plegaria, de la oración.

Porque cada frase de una Oración como está escrita en la Toráh (ya en el "Antiguo Testamento", ya en el "Nuevo Testamento"), es dirigida a uno o a varios de los aspectos del Árbol de la Vida.

"... grande es el amor que el Santo, Bendito Sea, prodigó a la Toráh, en cuanto que todos los que se dedican a ella son bendecidos en mérito de ella. Quien la estudia diligentemente encontrará favor en las esferas superiores e inferiores y el Santo escuchará las palabras de un tal y nunca lo abandonará en este mundo o en el mundo por venir. Pero la Toráh debe ser estudiada de día y de noche, como Moisés dijo a Josué: "Tú meditarás en esto día y noche" (Josué I, 8) y también como está dicho: "Mi pacto será contigo noche y día". (Jeremías XXXIII, 20)" . (El Zóhar)

Mas, la plegaria, hay que saberla realizar, como así lo indica El Zóhar:

"La plegaria que el Santo, Bendito Sea acepta es la que se efectúa con seriedad y devoción y la adecuada concentración de la mente en la unidad de Dios." (El Zóhar).

"La Unidad de Dios" está expresada en "La Shemáh Yisrael" ("Oye, Oh, Israel"), y de la que nuestro Señor Jesús El Cristo, nos dice:

"... El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel ["Shemáh Yisrael], el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante á Él: Amarás á tu prójimo como á ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos." (San Marcos, 12: 29-31).

La palabra "Yisrael" (se refiere a "Tiphéreth Yisrael" que significa "Belleza de Israel"), y pertenece a la cuarta interpretación de La Toráh, "El Sod" (secreta, oculta, mística, esotérica), para referirse a la Sephiráh Tiphéreth, (que significa "Belleza") del Árbol de la Vida, el Hijo del Hombre, el Cristo Íntimo, Interior, el Israel interior, dentro de cada Ser Humano. "Shemáh Yisrael", es por lo tanto una plegaria dirigida al Israel o "Tiphéreth Yisrael" íntimo, individual, particular, en nuestro corazón.

"... hay un culto exterior y corpóreo del Santo, Bendito Sea, y un culto interno y espiritual que es el culto verdadero y genuino. [...] La plegaria es culto espiritual. A ella están ligados misterios profundos, porque los hombres no quieren que la plegaria de un hombre cruce los espacios etéreos, atraviese el firmamento, abra puertas y ascienda a lo alto." (El Zóhar).

Las anteriores palabras del Zóhar, tienen su explicación en las Palabras de nuestro Jesús El Cristo:

"Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren." (San Juan, 4: 23-24).

El "culto exterior y corpóreo del Santo, Bendito Sea", es necesario, y es una ayuda y una preparación para la realización del culto Espiritual.

La Oración en grupo, siempre que sea realizada con verdadera devoción, y sin ostentación, de todo corazón, es de gran beneficio. Sin embargo, la forma superior de la Oración, es la íntima y espiritual.

La plegaria u oración hemos de elevarla al Santo, Bendito Sea, nuestro Padre que está en los Cielos, tal y como nos es Enseñado por nuestro Señor Jesús El Cristo en la Oración de "El Padre Nuestro". Sin embargo, y aunque el objetivo principal, es elevar nuestro corazón a nuestro Padre que está en los Cielos, hay en "El Padre Nuestro" (que en la Kabbaláh es llamado "Kether"), invocaciones a las otras Sephiróth del Árbol de la Vida, para quienes estén familiarizados con los Nombres, Atributos y significados de cada una de las Diez Sephiróth.

"... será Bienaventurado aquel que invoca al Señor y sabe cómo invocarlo adecuadamente. Pero si uno llama sin saber a quién llama, el Santo, Bendito Sea, está lejos de él, como está escrito: "Dios está cerca de quien lo invoca, es decir, de quien lo invoca en verdad". Hay entonces, quien Lo invoca en falsedad? Rabbí. Abba dijo: Sí, aquel que invoca y no sabe a quien invoca." (El Zóhar).

Lo importante es que la invocación, plegaria u oración sea hecha de todo corazón y con buena concentración. Este es el fundamento principal de la oración. Mas si hay una mejor comprensión del sentido de la plegaria, hay por lo tanto un poco más de conocimiento que acrecienta el Amor a Dios, en nuestro corazón.

Referente a "El Sod" o cuarta forma de la Interpretación de La Toráh, la Oración es realizada habiendo meditado en el sentido oculto de sus palabras. Por lo cual, no basta aprendernos una Oración, (si es que queremos comprenderla en "El Sod") sino que hemos de conocer el significado de la oración.

En todo caso, y aunque no se conozcan los significados esotéricos de las palabras de una Oración, si se realiza de corazón, con concentración, es acogida por nuestro Padre Celestial.

Mas, si se realiza con Conocimiento, el Conocimiento permite que el Amor hacia nuestro Padre Celestial y a cada una de las Sephiróth del Árbol de la Vida, sea aún mayor. Y es nuestro Deber hacia Dios, el Conocer Su Sabiduría, y si podemos iluminar cada vez un poco más el Conocimiento de Su Sabiduría, mayor será también, cada vez, nuestro Amor hacia Dios.

La realización de la Plegaria u Oración está en Vivir dentro de cada uno de nosotros, lo que significa la plegaria, realizando dentro de nosotros "la Voluntad de Dios". Porque no tendría valor, si solamente oramos, y no vivimos el contenido de la oración, como lo es la Oración de "El Padre Nuestro".

Y al Orar hemos también de Velar.

"Si en tu corazón no arde una inquietud que te abrase hasta la consumación de tu cuerpo, no podrás invocar ni a Dios ni al Espíritu Santo. Y no sabes pedir y por eso tu hora aún no ha llegado."

'Velad y Orad' fué la herencia que Cristo dejó a los audaces."

"Velar es hacerlo todo despierto; orar es sentir un ardiente deseo de SER."

"Mas, quien ore y quien vele, aun cuando lo haga de un modo imperfecto, recibirá generosa ayuda y habrá de aprender a recibirla también generosamente…"

"La ayuda esta Aquí, y es Ahora" (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Judas de Kariot en "El Vuelo de la Serpiente Emplumada".)

En el caso de que no se realice una Oración con un contenido definido, -digamos, una oración libre, que brote espontáneamente y sencillamente de nuestro corazón-, lo importante es dirigirnos a nuestro Padre y a nuestra Madre Divina Kundalini, al Cristo íntimo, o a otra parte del Ser, o a otra Jerarquía Superior de la Logia Blanca, con las palabras espontáneas que en esos momentos broten de nuestro corazón y con buena concentración. Mas siempre por intermedio de nuestra Madre Divina Kundalini y de nuestro Padre Interno y en el Nombre del Cristo.

- II -
EL HIJO DEL HOMBRE

El Hijo del Hombre por Excelencia es nuestro Señor Jesús El Cristo, encarnado en Jesús Hombre Verdadero, el Primogénito de la Creación, y el Primogénito entre muchos Hermanos, que son quienes encarnan al Cristo Íntimo en su corazón.

Mas nuestro Señor Jesús El Cristo es también El Logos Solar encarnado, el Cristo Sol, el Sol Espiritual, el Hijo Unigénito del Padre Celestial Absoluto.

Un "Hombre Verdadero" es el que ha Nacido "otra vez", el que ha creado sus Cuerpos de Fuego (Astral, Mental y Causal), practicando Los Tres Factores, cuyas Enseñanzas se las debemos a nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y a nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú.

Todo "Hombre Verdadero" tiene, además del cuerpo físico y de su cuerpo vital o etérico, los Cuerpos de Fuego Astral, Mental y Causal.

Cuando en un "Hombre Verdadero" que ha escogido el Camino Directo, se encarna el Cristo Íntimo, que es el Jesús Cristo Interior, llamado en la Kabbaláh Tiphéreth, Yisrael, o Moisés, entonces se convierte en el Hijo del Hombre, en un Jesús Cristo Hombre Verdadero. Porque Tiphéreth, que es el Moisés íntimo en cada Ser, es el Hijo del Hombre. "Puesto que Moisés es Tiféret...", como así está escrito en El Zóhar.

En El Zóhar, quien ha alcanzado el grado o nivel espiritual, esotérico, de verdadero "Israelita", se le llama "Oveja" y "Hombre" (Verdadero):

"A los Israelitas se los llama ovejas, como está dicho: "Y vosotros, Mis ovejas [el Rebaño del Cristo], las ovejas de Mi pastizal, sois Hombres" (Ezequiel 34, 31).

"Rabbí Simeón [ben Yojai] enseñó: Bienaventurados son los Israelitas [los Iniciados -"sin acepción de personas"-, que han encarnado al Israel íntimo o Tiféret en su corazón], porque el Santo los llama "'Hombres" (Adam), como está escrito, "Vosotros sois Mis ovejas; las ovejas de Mi rebaño; sois Hombres" (Ezequiel 34, 31).. ¿Por qué se los llama "Hombres" en contradicción a las naciones paganas? [Las personas que no han fabricado Sus Cuerpos de Fuego, Astral, Mental y Causal] Porque ellos "adhieren al Señor su Dios" (Deuteronomio 4, 4). (Nota: los textos entre corchetes son nuestros).

Las palabras "el Señor su Dios", o "el Señor nuestro Dios", son en una clave, nuestro Padre-Madre íntimo, individual, particular. En otra clave, son nuestro Padre-Madre Cósmicos Celestiales.

En la Toráh, "el Señor" se refiere a las Cuatro Letras del Santo Nombre de Dios "YHVH". Y nuestro "Dios", a Su Santo Nombre "ELOHIM".

"Israel" es Tiféret. Así está escrito en otro lugar del Zóhar:

"Mi primogénito Israel" (Éxodo IV, 22), o sea Tiféret..."

Para crear al "Hombre Verdadero" y levantar al "Hijo del Hombre" dentro de nosotros, necesitamos levantar primero a la Serpiente Ígnea o el Fuego Sagrado del Kundalini.

Por ello le dijo nuestro Señor Jesús El Cristo a Nicodemo:

"Y como Moisés levantó la Serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado...". (San Juan, 3:14).

Todo el acontecimiento del nacimiento de Jesús en un pesebre, toda su vida, la Vía Crucis, la muerte y la resurrección, la vive el Iniciado que ha encarnado al Cristo en su corazón, al Hijo del Hombre.

En otra clave, el Hijo del Hombre son las Humanidades Cristificadas de otros Planetas Superiores que vendrán a rescatar a las almas que respondan al llamado de la Palabra y de las Palabras del Hijo del Hombre en nuestro Señor Jesús El Cristo, y del Hijo del Hombre en todo verdadero Iniciado Cristificado. 

"Y entonces se mostrará la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria. Y enviará Sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro." (El Santo Evangelio según San Mateo, 24:30-31). 

En El Zóhar, "El Santo, Bendito Sea", algunas veces se refiere al Santo Anciano de los Días, que es el Padre, Kether; en otros lugares se refiere al Hijo al Cristo, Jojmáh, y en otros lugares al "Hijo del Hijo" o Tiphéreth. Lo cual tiene su explicación en las palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo, donde nos dice que El Padre y el Hijo una misma cosa Son, y quien ha visto al Hijo ha visto al Padre.

Las siguientes palabras se refieren al "Santo, Bendito Sea", en Su Nivel Superior Más Elevado, como El Padre, el Santo Anciano de los Días:

"... el Santo, Bendito Sea, del cual está escrito: "Y el Anciano de días estuvo sentado". (Daniel, 12: 9). (El Zóhar).

En las siguientes, la referencia es al "Santo, Bendito Sea", como "El Señor", como El Cristo:

"Y yo le seré, dijo el Señor, un muro de fuego en su derredor" (Zacarías II, 9.) Porque el futuro Templo será construido sobre esta roca por las manos del Santo, Bendito Sea, él perdurará por todas las generaciones. De este Templo está escrito: "Mayor será la gloria de esta última casa que de la primera", pues la primera fue construida por las manos del hombre, pero ésta será construida por las manos del Santo, Bendito Sea..." (El Zóhar).

Las anteriores palabras tienen su explicación en las Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo:

"... y sobre esta piedra edificaré Mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella...." (San Mateo, 16:18).

En una clave, es El Santo, Bendito Sea, El Cristo, quien construye Su Iglesia Espiritual, integrada por las Almas que Vivan Sus Palabras: Negarnos a sí mismos, tomar la Cruz cada día, y seguir al Cristo, que es la práctica de "Los Tres Factores". En otra clave, es el Trabajo, con Los Tres Factores, que el Cristo Íntimo, Interior, realiza dentro de quien lo haya encarnado.

Porque, en un Aspecto, nuestro Señor Jesús El Cristo es también El Santo, Bendito Sea:

"El Señor es mi Pastor, yo no estaré necesitado". Dijo: Así como el pastor conduce las ovejas a un buen pastizal junto a las fuentes de agua, y las trata cuidadosamente, así está escrito respecto del Pastor Celestial, el Santo, Bendito Sea, que "en pastos verdes El me hace acostar, El me lleva a las corrientes que fluyen más plácidamente. El restaura mi alma". (El Zóhar).

En otro lugar el Zóhar interpreta al Santo, Bendito Sea, con el Juez de la Balanza en el Tribunal de la Ley de Dios:

"... el Santo, Bendito Sea, pesa los pecados y los méritos de los hombres en la balanza,..." (El Zóhar).

En las siguientes palabras, el Santo, Bendito Sea, se manifiesta por medio de "el Pequeño de Cara" o "Zeir Anpín", cuyo corazón o centro es Tiphéreth:

"... hemos aprendido que cuando el Santo, Bendito Sea, mira las obras de los hombres, y ve que son buenas, entonces el Santo Anciano [El Padre, Kether] se revela en el Pequeño de Cara, y todo el rostro del último ve el rostro oculto y es plenamente bienaventurado, pues ellos miran uno a otro directamente sin dirigirse a la derecha o a la izquierda, y se irrigan uno a otro hasta que todos los mundos son bendecidos y todos se vuelven uno, de modo que "el Señor es Uno y Su Nombre es Uno". (El Zóhar).

Las palabras de La Toráh, tienen varios significados, como podemos ver. "El Santo, Bendito Sea", puede referirse, principalmente al Padre o Kether, mas también al Hijo o Jojmáh, o a otros aspectos del Padre en el Árbol de la Vida. Así está escrito, por ejemplo, en otras explicaciones de El Zóhar:

"Jacob retornará": Jacob es aquí un nombre del Santo, Bendito Sea,..." (El Zohar).

"Se nos ha enseñado que cuando Moisés nació, el Santo, Bendito Sea, unió a él Su Nombre. Del niño Moisés se dice "era hermoso" [Tiphéreth], y de Dios se dice "El Señor [YAH] es bueno [Tov] para todos" (Salmos CXLV, 9) y "Gustad y ved, que el Señor es bueno" (Salmos XXIV,9). (El Zóhar).

En el Midrásh "Génesis Rabbá" (Capítulo 4) está escrito:

"Rabbí Leví dijo en nombre de Rabbí Tanjum bar hanilay: Está escrito: "Yo anuncio desde el principio el fin..." (Isaías 46,10), que quiere decir: "Desde el comienzo de la Creación del mundo el Santo, Bendito Sea, previó (que existiría) Moisés llamado "Ky-Tob", (Éxodo 2,2)..."

("Y cuando Ella vio que era hermoso (Ky-Tob), interpretado como: "Y cuando Ella vio (a) Ky-Tov". Según la Gemará (Sot, 12a), Rabbí Meir interpreta este versículo diciendo: "Tob (Tobías) es su nombre".)

"Tov-Yah", o Tobías, según está escrito en el Talmud Sota 12a.

"El Señor" es "Yah" (Dios), significando que el Santo, Bendito Sea, unido al Nombre "Bueno" o "Tov", forman el Nombre "TovYah", uno de los Nombres dados a Moisés en algunos antiguos escritos Hebreos. "Moisés", en todo caso, es solamente una parte de su Nombre. El nombre "Moisés" es de origen Egipcio, y significa literalmente "Hijo". El Nombre completo es "Thoth-Moisés", que significa "Hijo de Thoth".

"... la Toráh es el Nombre del Santo, Bendito Sea. Como el Nombre del Santo está grabado en las Diez Palabras (expresiones creadoras) de la Creación, así toda la Toráh está grabada en las Diez Palabras (Decálogo), y estas Diez Palabras son el Nombré del Santo, y toda la Toráh es así un Nombre, el Nombre Santo de Dios Mismo, bienaventurado aquel que es digno de ella, de la Toráh, porque él será digno del Nombre Santo. Rabbí Yose dijo: Esto significa que será digno del Santo Mismo, como Él y Su Nombre son Uno. Bendito, Sea Su Nombre por siempre jamás. Amén." (El Zóhar).

Es digno de la Toráh quien vive "el Pacto de la Nueva Alianza", el Pacto de la verdadera Castidad.

"El Santo, Bendito Sea, se llama Cielo, y, porque es llamado Cielo, todos los siete firmamentos que se incluyen bajo este Nombre, cuando están unidos juntos se llaman también Cielo y se llaman con el nombre del Santo, Bendito Sea." (El Zóhar).

"... el Santo, Bendito Sea, se hace conocer a cada uno según la medida de su entendimiento y su capacidad de ligarse al espíritu de la Sabiduría Divina [...] aunque un pleno conocimiento está más allá del alcance de cualquier ser. [...] pues El es el alma de las almas, el Espíritu de los espíritus, cubierta y velada de cada cual..." (El Zóhar).

Porque al Padre solamente lo conoce el Hijo:

"Todas las cosas me son entregadas de Mi Padre: y nadie conoció al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoció alguno, sino el Hijo, y aquel á quien el Hijo lo quisiere revelar...." (San Mateo: 11: 27).

Mas para recibir la Gracia de la Revelación del Padre, por medio del Hijo, hay que hacer la Voluntad de Dios.

Porque, asimismo, nadie llega al Padre, sino a través Del Hijo:

"Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por Mí." (San Juan, 14: 6).

Al Padre se llega por medio del Hijo, y al Hijo El Cristo por medio de nuestra Madre Divina Kundalini.

Pues,

"... nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del Hombre, que está en el cielo. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado;" (San Juan, 3: 13).

"El Hijo del Hombre" o Tiphéreth, desciende del Cielo del Hijo o Jojmáh, para Nacer del Virginal Vientre de nuestra Madre Divina Kundalini, que es Virgen en el Parto, antes del Parto, y después del Parto, que es la Serpiente Ígnea que Moisés levantó en el desierto. Y solamente puede subir al Cielo, el que ha encarnado al Hijo del Hombre, que dentro de él, descendió del Cielo del Hijo o Jojmáh, y está en el Cielo de Tiphéreth.

Es necesario tener presente lo que dijo nuestro Señor Jesús El Cristo que a las multitudes les hablaba en parábolas: para "Quien tiene oídos para oír, oiga."

Las "Parábolas", son el lenguaje "alegórico ("El Remez"), o la segunda forma de Interpretación de La Toráh, la más próxima a la Interpretación literal.

Solamente a Sus Discípulos les fue "concedido saber los misterios del reino de los cielos..." Es decir, conocer la cuarta Interpretación de La Toráh ("El Sod"), sus misterios o significados ocultos, místicos, esotéricos., "misterios" de la "sabiduría oculta" a los que se refiere el Apóstol de los Gentiles, San Pablo:

"Empero hablamos sabiduría de Dios entre perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que se deshacen: Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria: La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria: Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vió, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios." (1 Corintios, 2: 6-10).

"Entre perfectos" o Iniciados, era el círculo esotérico en el seno del Cristianismo Primitivo, en el cual se hablaba de la sabiduría oculta del Secreto ("El Sod") o Misterio del Reino de los Cielos.

"... Todo esto habló Jesús por parábolas [alegorías] á las gentes, y sin parábolas no les hablaba. Para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta, que dijo: Abriré en parábolas mi boca; Rebosaré cosas escondidas desde la fundación del mundo." (El Santo Evangelio según San Mateo, 13: 9; 11; 34,35). Jesús en Su Infinito Amor hablaba a las multitudes en parábolas o alegorías (el lenguaje más cercano a las multitudes después del lenguaje literal), porque no se podían divulgar públicamente "los misterios del reino de los cielos", mas con la esperanza de que quien tuviera oídos para oír, pudiera entender en su corazón.

Las siguientes palabras del Zóhar explican que "el Santo, Bendito Sea, se revelará a sus hijos", para que "perciban Su Gloria", que es equivalente a las Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo: "... El Hijo del Hombre vendrá en la Gloria de Su Padre con sus ángeles":

"En el tiempo por venir el Santo, Bendito Sea, se revelará a Sus hijos, de modo que ellos perciban Su gloria plena ojo a ojo y cara a cara, como está escrito: "'Porque ellos verán ojo a ojo cuando el Señor volverá a Sión" (Isaías LII, 8); y también está escrito: "Y la Gloria del Señor será manifestada, y toda carne la verá juntamente" (Isaías XL, 5.) (El Zóhar).

"Sión" en la Interpretación de "El Sod", es el "Hombre Verdadero"; es decir, una persona -"sin acepción de personas"- que haya fabricado sus Cuerpos de Fuego, internos: Astral, Mental y Causal. Y es dentro de este "Hombre Verdadero", que "el Señor", el Cristo Íntimo, Interior, puede venir y encarnarse.

No se pueden interpretar las Enseñanzas del Cristo en Jesús nuestro Señor, en forma exclusivamente literal, puesto que es un lenguaje por medio de parábolas, o sea, alegórico. Y en este lenguaje alegórico, nos dice nuestro Señor, que:

"... el Hijo del Hombre vendrá en la Gloria de Su Padre con Sus ángeles,..." El "Hijo del Hombre... vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria." (San Mateo, 16:27; 24:30). Y también que el Hijo del Hombre "viene en las Nubes del Cielo." (San Mateo, 24:64); "... y viniendo en las Nubes del Cielo." (San Marcos, 14:62).

No obstante, el lenguaje "alegórico" necesita de la ayuda de la Interpretación esotérica ("El Sod"), para poderlo entender a la luz de "la Sabiduría Oculta".

- III -
EL HIJO DEL HOMBRE EN EL ÁRBOL DE LA VIDA

Las Palabras de los anteriores versículos: "el Hijo del Hombre", "la Gloria del Padre", "las Nubes del Cielo", "Poder y Gloria", se pueden entender a la luz de la "Sabiduría Oculta" contenida en el Zóhar.

En el Zóhar, "... escrito por Simeón Ben Jochai [Yojai], el Gran Rabino Iluminado, hallamos la clave para interpretar [esotéricamente] la Biblia. Entonces es necesario abrir pues, El Zóhar. Y si queremos saber algo sobre el Cristo, sobre el Hijo del Hombre, debemos estudiar el Árbol de la Vida. ¿Cómo podríamos saber algo sobre el Hijo del Hombre, si no estudiamos el Árbol de la Vida en el Zóhar? ¡Pues no es posible! Cuando uno estudia el Árbol de la Vida, tiene que ahondar en los Diez Sephiróth de la Kabaláh Hebraica." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

El Árbol de la Vida

En el Árbol de la Vida, El Cristo es la segunda Sephiráh "Jojmáh" (Sabiduría) que es El Hijo; y Jojmáh se desdobla en "Tiphéreth" (Belleza), que es el Hijo del Hijo, la sexta Sephiráh. (La Sephiráh "Daath" es una Sephiráh Oculta y no se le asigna número. El orden de las Diez Sephiróth es el siguiente: 1: Kether. 2: Jojmáh. 3: Bináh. 4: Jésed. 5: Guevuráh. 6: Tiphéreth. 7: Netzáh. 8: Hod. 9: Yesod. 10: Maljhut.)

A Tiphéreth se le llama "el Hijo del Hijo", porque Tiphéreth es el desdoblamiento del Hijo que es Jojmáh, El Cristo.

Y el Hijo del Hijo que es Tiphéreth es también el Hijo del Hombre, porque Tiphéreth nace solamente en el Hombre Verdadero. Negar que Tiphéreth es el Hijo del Hombre, sería negar al Cristo, puesto que Tiphéreth o el Hijo del Hijo, es el Jesús Cristo Íntimo, Interior, Divinal, particular, la sexta Sephiráh del Árbol de la Vida. En el Zóhar, Tiphéreth o la sexta Sephiráh, es identificada con Moisés, con el Moisés Íntimo, en donde Simeón ben Yojai dice que "Moisés es Tiféret":

"... Dijo la Santa Luminaria, es decir, el Rabino Simón (Ben Yojai): Pastor Fiel, se dice acerca de ti: "Y Moisés tomó consigo los huesos de Yosef" (Éxodo, 13: 19). Puesto que Moisés es Tiféret ..." (El Zóhar).

En otro lugar, está escrito en El Zohar:

"Moisés,... simboliza la Sephiráh Tiféret..." (El Zohar).

En el Zóhar, a la sexta Sephiráh que es Tiphéreth o Tiféret, se le llama: "Moisés" (el Moisés íntimo, en cada Ser),"Shilóh", "la Columna Central" o "la Puerta que está en el Centro", "el Rollo de la Toráh", "el Rey Superior (Tiféret), el 'Rey a quien pertenece la paz'..."

Algunos de los títulos dados a Tiféret o Tiphéreth, en la Kabbaláh, en El Zóhar, son: "Belleza", "Hermosura", "Gloria", "Cielo", "Israel", "Moisés", "Árbol de la Vida", "Columna Central".

El Moisés íntimo o Tiphéreth es el Hijo del Hombre íntimo, interior. Es por ello que Jesús El Cristo, nuestro Señor, nos dice que para poder levantar al Hijo del Hombre (Tiphéreth o Moisés) dentro de nosotros, hemos de levantar primero la Serpiente que Moisés levantó en el desierto. Cuando Jesús El Cristo se refería a Él como "el Hijo del Hombre", lo decía en sus varios significados: el primero, porque Él, como el Hijo Unigénito del Padre Celestial Absoluto, es también el Primogénito entre todos los que encarnan al Hijo del Hombre. Mas también, porque había levantado y encarnado en Él al Hijo del Hombre, a su propio Tiphéreth, representado en toda la simbología esotérica del Nacimiento del Niño Jesús en un pesebre, en Belén.

Todo Iniciado que encarna a Tiphéreth en el pesebre de su alma, de su corazón, se convierte en un "Hijo del Hombre", en un Jesús Cristo Hombre, interior. Por esto, al Cristo Íntimo, al Hijo del Hombre, no se le encuentra fuera de nosotros, sino dentro de cada uno de nosotros.

"- Todo hay que entenderlo desde el punto de vista Esotérico, claro definitivo. Teniendo en cuenta que las Sagradas Escrituras son Libros Sagrados en donde las [...] enseñanzas están en clave, reservadas para los que tengan OJOS que VEAN y los que tengan OÍDOS, OIGAN y los que quieran ENTENDER, ENTIENDAN. Ya se sabe que en esoterismo las nubes representan el Misterio, la Cortina que estuvo siempre delante del Sancta Sanctorum para cubrir aquella Arca de Noé en la cual se salvaron los que en ella penetraron."

"Quien acepta y trabaja dentro de la 'LEY' el gran Arcano, es salvado de todos los cataclismos, como se salvó al pueblo selecto de la antigua Atlántida antes del hundimiento de aquel continente."

"Así pues que aquello de que el hijo del Hombre venga detrás de las cortinas del esoterismo, es verdad; y en verdad os digo a ustedes y a todos, que el hijo del Hombre se acerca. "

[...]

"Para saber uno que cosa es el hijo del Hombre, es necesario conocer la Kábala hebráica, en el Zohar por ejemplo debemos buscar de inmediato el Árbol de la Vida. Por medio de tal esquema puede orientarse y saber, qué cosa es el hijo del Hombre."

[...]

"Quiero pues recordar a todos aquellos que entiendan esto, no olviden que TIPHÉRETH es el hijo del Hombre, el sexto Sephirah de la Kábala Hebraica, el VIVO REPRESENTANTE DEL LOGOS, El Alma humana llamada en sí misma a integrar la totalidad de Nuestro SER." (Sagradas Enseñanzas Gnósticas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

"Tiphéreth es el Hijo del Hombre", el Alma Humana, así nos lo enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor: Mas también nos enseña el Maestro Samael que Tiphéreth es "el Hijo del Hijo":

"¿Por qué llamamos, al Christus encarnado, el 'Hijo del Hijo'? Les explico: Realmente, en el Mundo Causal está el Hombre Real. Cuando el Logos quiere venir al mundo, nace de una Virgen y penetra en el Cuerpo Causal, y desde allí se proyecta, se mete entre el cuerpo humano, entre la Torre de Bel. Si el Chrestos desciende de su Mundo Logoico para expresarse en el Mundo Causal, entonces ya (en el Mundo Causal), es el Hijo del Hijo, porque él, como Hijo, vibra como CHOKMAH (desde el punto de vista Kabalístico) y al manifestarse en TIPHERETH (el Mundo Causal), queda convertido, de hecho, en el Hijo del Hijo; después penetra en el cuerpo humano." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

Así está también explicado en las enseñanzas del Zóhar. Confirmándose lo que nos dice nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, que para poder saber interpretar la Biblia las Sagradas Escrituras Esotéricamente, en la clave de "El Sod", y saber algo sobre el Hijo del Hombre, necesitamos estudiar la Kabaláh del Gran Rabino Iluminado Simeón ben Yojai, en El Zóhar.

"El Hijo" es "Jojmáh", y "Tiphéreth" es el Hijo o el desdoblamiento de Jojmáh. Tiphéreth es, por lo tanto "el Hijo del Hijo".

Tiféret es el Hijo de Jojmáh (que es el Hijo del Padre). Así lo confirma Simeón ben Yojai, en El Zóhar:

"Sabiduría (Jojmáh) es Su Nombre y Gloria (Tiféret) es el nombre de Su hijo."

Aquí "Gloria" se refiere a Tiphéreth.

En otros lugares "Gloria" se refiere a la Santa Shejináh: la Shejináh Superior, y la Shejináh Inferior:

"Bendita es la Gloria del Señor desde su lugar".
"La Gloria del Señor" es la Schejináh inferior;
"su lugar" es la Schejináh superior;..." (El Zóhar).

Mas, en otro lugar está escrito:

"Bendita sea la gloria del Señor" es la Gloria Superior; "desde Su lugar" es la Gloria terrena." (El Zóhar).

Parecería una "contradicción", mas no hay contradicción, porque, como nos fue revelado interiormente:

"La Shejináh es Maljhut, y es Bináh, que está en Guevuráh. Y cada Una en Su Lugar".

Por lo cual está escrito. y decimos:

"Bendita es la Gloria del Señor desde su lugar".

"Las creaturas de la tierra piensan de Él como siendo en lo alto, declarando: "Su Gloria es encima de los cielos" (Salmos CXIII, 4), mientras que los seres celestiales piensan de Él como siendo abajo, declarando: "Su Gloria es sobre toda la tierra" (Salmos LVII, 12), hasta que unos y otros, en el cielo y en la tierra, concuerdan: 'Bendita sea la gloria del Señor desde su lugar',.." (El Zóhar).

"La Shejináh Inferior" es "Maljhut", que es la "Novia" y la "Esposa". "La Shejináh Superior" es "Bináh", la Madre Divina, la Madre Santa, "Elohim, la Madre de Israel"; y ambas son llamadas "Gloria".

"... 'Su Gloria' [la Gloria de Dios] significa la Schejináh..." (El Zóhar).

- IV -
LA NUBE Y EL HIJO DEL HOMBRE

Como quiera que Jojmáh o El Cristo es El Hijo del Padre o Kether, y Tiféret es el Hijo de Jojmáh, por lo tanto, Tiféret es el Hijo del Hijo, llamado también "Bar Nafle" el "Hijo de la Nube".

En un significado (puesto que toda alegoría de las Sagradas Escrituras tiene siete significados o claves esotéricas), las Palabras del "Hijo del Hombre" en nuestro Señor Jesús El Cristo, que nos dicen:

El "Hijo del Hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria." (San Mateo, 24:30), "Y entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con potestad y majestad grande." (San Lucas, 21: 27).

tienen una explicación en las siguientes palabras del Zóhar:

"La Shejináh estaba acompañada de todas las nubes de gloria, y cuando se detenía, los israelitas detenían su marcha: Y toda vez que la nube era quitada de sobre la tienda, los hijos de Israel marchaban... (Números IX, 17) Y cuando la Shejináh ascendía, también la nube ascendía a lo alto, de modo que todos los hombres miraban y preguntaban: "¿Qué es eso que viene del desierto como columna de humo?" Pues la nube de la Shejináh tenía aspecto de humo..." (El Zóhar).

Porque el Hijo del Hombre viene "sobre las Nubes" y "en una Nube"

"Una Nube" es la Nube de la Sagrada Shejináh, la Nube que envolvió al Hijo del Hombre en la Transfiguración. Y "sobre las Nubes", son "todas las Nubes de Gloria", que acompañan a la Nube de la Sagrada Shejináh.

La Palabras "Nube", "Poder" y "Gloria", en las que viene el Hijo del Hombre, se refieren al Aspecto Divinal Femenino del Padre, la Madre Divina, la Shejináh, que es llamada en el Zóhar, "Nube", o "la Nube de la Shejináh". Y la Santa Shejináh es el Aspecto Femenino de Dios, llamada también la Gloria de Dios. Entendiendo que Una es la Gloria del Padre, y otra es la Gloria del Hijo, y otra es la Gloria del Espíritu Santo. Mas Todo es Una Unidad Una Misma Cosa y un Solo Dios Verdadero.

"Entonces YHVH dijo á Moisés: Sube á Mí al Monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la Ley, y mandamientos que he escrito para enseñarlos."

"Y levantóse Moisés, y Josué su ministro; y Moisés subió al Monte de Dios."

"Y dijo á los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos á vosotros: y he aquí Aarón y Hur están con vosotros: el que tuviere negocios, lléguese á ellos."

"Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte."

"Y la gloria de YHVH reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días: y al séptimo día llamó á Moisés de en medio de la nube."

"Y el parecer de la Gloria de YHVH era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, á los ojos de los hijos de Israel."

"Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte: y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches." (Éxodo, 24: 12-18).

Cuando Tiphéreth o el Moisés Íntimo, que es el Hijo del Hombre, y dentro del cual están encarnados Guevuráh (el Alma Espiritual) y Jésed (el Íntimo), sube a la Shejináh Superior, llamada "Mi" al Monte del Espíritu Santo que es la Sephiráh Bináh, y envuelto dentro de la Nube camina dentro de la Nube, es porque encarna a la Gloria de YHVH, la Gloria de Dios. Y al volver después con la Sagrada Toráh, quiere decir, en un significado, que el Hijo del Hombre viene sobre, o de entre, o en la Nube, o las Nubes del Cielo.

Estos acontecimientos deben de darse interiormente, en cada Hijo del Hombre, cuando después de la Resurrección Esotérica encarna al Espíritu Santo y Asciende a "Mí", a la Madre Divina Superior, Bináh, el Espíritu Santo, la Gloria de Dios, que es la Glorificación.

En las Sagradas Escrituras, donde dice: "Y Moisés entró en medio de la nube, y subió al monte" (Éxodo XXIV, 18), el Zóhar explica que la Nube en la que Moisés "se envolvió", fue para Moisés como "una vestidura", "... la nube que se ve siempre con la Shejináh, la nube en la que entró Moisés." (Éxodo, 24: 18). También enseña el Zóhar que "el aspecto del Arco" (el Arco Iris) que aparece en la Nube "en día de lluvia", es también "el aspecto de la semejanza de la Gloria del Señor". (Ezequiel I, 23). Y que "la Nube" en medio de la que entró y caminó Moisés, es también "la región del Espíritu" Santo.

"Y Moisés caminó en medio de la nube,", dice el Zóhar, y de Henoch está escrito: "Caminó, pues, Henoch con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios." (Génesis, 5: 24). Es decir, tanto Henoch, como Moisés, como "Hijo del Hombre", entraron y caminaron en medio de la Nube, que es la Shejináh y la Gloria de Dios.

Las palabras "Poder" y "Gloria", se refieren: "Poder" a la Sephiráh "Cuevuráh"; y "Gloria" a la Shejináh.

En la Transfiguración apareció el Hijo del Hombre en nuestro Señor Jesús El Cristo en medio o envuelto en la Nube Blanca de Luz, que es la Gloria o Shejináh del Padre, más también representa, en otra clave, a la Gloria del Hijo, y del Espíritu Santo.

"Y DESPUÉS de seis días, Jesús toma á Pedro, y á Jacobo, y á Juan su hermano, y los lleva aparte á un monte alto: Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos fueron blancos como la luz. Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Él. Y respondiendo Pedro, dijo á Jesús: Señor, bien es que nos quedemos aquí: si quieres, hagamos aquí tres pabellones: para ti uno, y para Moisés otro, y otro para Elías. Y estando aún Él hablando, he aquí una nube de luz [la Nube de la Shejináh] que los cubrió; y he aquí una voz de la nube, que dijo: Este es mi Hijo amado, [el Hijo del Padre Celestial] en el cual tomo contentamiento: á él oid. [Deuteronomio, 18:15]. Y oyendo esto los discípulos, cayeron sobre sus rostros, y temieron en gran manera. Entonces Jesús llegando, los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. Y alzando ellos sus ojos, á nadie vieron, sino á solo Jesús. Y como descendieron del monte, les mandó Jesús, diciendo: No digáis á nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos." (San Mateo, 17: 1-9).

Las Palabras "Y después de seis días", que se re refiere "al séptimo día", cuando Jesús subió "a un monte alto", tienen significados esotéricos; y uno de ellos está relacionado con lo acontecido con Moisés, como está escrito:

"Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte."

"Y la gloria de YHVH reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días: y al séptimo día llamó á Moisés de en medio de la nube."

"La Nube", en la interpretación "Sod" o esotérica, es la Nube de la Shejináh, la Nube de la Madre Divina, de la Madre del Mundo, de la Virgen, del Espíritu Santo.

La Glorificación viene a suceder, después de la Resurrección del Cristo Íntimo, Interior, del Hijo del Hombre, que es cuando viene el Espíritu Santo después de la Resurrección, en la Ascensión, dentro del Iniciado que lo tiene encarnado. Como así está escrito:

"... pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado." (San Juan, 7: 30)."... Estas cosas no las entendieron sus discípulos al principio; pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y de que se las habían hecho." "... Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado." "... Padre, glorifica Tu Nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez." Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará." (San Juan, 12: 16; 23; 28; 32-33).

Cuando nuestro Señor Jesús El Cristo resucitó, aún no había subido al Padre:

"Dícele Jesús: No me toques: porque aun no he subido á Mi Padre: mas ve á mis hermanos, y diles: Subo á Mi Padre y á vuestro Padre, á Mi Dios y á vuestro Dios." (San Juan, 20: 17).

Este acontecimiento debe de darse dentro de todo Hijo del Hombre.

Todo Iniciado que encarna en su corazón al "Israel" íntimo, espiritual, forma parte, espiritualmente de "los hijos de Israel", y es llamado "Hermano" "del Santo, Bendito Sea":

"... los hijos de Israel son llamados "Hermanos" del Santo, Bendito Sea, porque Su amor nunca parte de ellos." (El Zóhar).

Mas, en otro significado, el Hijo del Hombre se refiere a las Humanidades Cristificadas de otros Mundos Superiores que vendrán con los Ángeles del Cielo, a rescatar a las almas de las personas que estén en pie ante nuestro Señor Jesús El Cristo, y ante el Señor Interior, el Cristo, Íntimo, el Hijo del Hombre.

- V -
LA PRE-EXISTENCIA DEL HIJO DEL HOMBRE

Jesús El Cristo nuestro Señor, ya lo había anunciado:

"... Cuando levantareis al Hijo del Hombre, entonces entenderéis que Yo Soy, y que nada hago de mí mismo; mas como el Padre me enseñó, esto hablo." (San Juan, 8:28).

"... De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo Soy." (San Juan, 8:58).

En el "Libro 1 de Henoc", está escrito sobre el Hijo del Hombre que "Antes de que se creara el sol y las constelaciones, antes de que se hicieran los astros del cielo, Su Nombre fue evocado ante el Señor de los Espíritus".

En el Libro del Génesis se relata que "Caminó, pues, Henoch con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios":

"Y vivió Henoch sesenta y cinco años, y engendró á Mathusalem. Y caminó Henoch con Dios, después que engendró á Mathusalem, trescientos años: y engendró hijos é hijas. Y fueron todos los días de Henoch trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Henoch con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios." (Génesis, 5: 21-24).

De lo que está escrito en el Libro de "Enoc" da testimonio San Judas Apóstol, donde dice:

"De los cuales también profetizó Enoc, séptimo desde Adam, diciendo: He aquí, el Señor es venido con sus santos millares,..." (Epístola Universal de San Judas, 1:14).

Si el Apóstol San Judas hace mención a lo que "profetizó Enoc" (en el Libro de Enoc), es porque ya era conocido en aquella época, y fue escrito anteriormente.

En todo caso, las Palabras de los Profetas, fueron colocadas en su corazón y en su boca, por el Hijo Unigénito del Padre. Es por ello que en textos anteriores a la encarnación de nuestro Señor Jesús El Cristo hace aproximadamente dos mil años, se hallan escrituras que se refieren al Hijo del Hombre. Uno de estos Escritos es el "Libro 1 de Henoc", (a cuyos escritos se refirió el Apóstol San Judas, como vimos antes), puesto que de este Libro fueron hallados fragmentos entre los manuscritos encontrados en las cuevas de los alrededores de Qumrán, datados con fecha anterior a nuestra Era Cristiana. En el "Libro 1 de Henoc", a Henoc se le llama "Hijo del Hombre", en donde el Santo, Bendito Sea Su Nombre, le dice a Henoc:

"- Tú eres el Hijo del Hombre que naciste para la Justicia; ella ha morado en ti, y la Justicia del 'Principio' [o 'Anciano'] de Días' no te dejará."

El Hijo del Hombre del "Libro 1 de Henoc", o "Henoc Etíope", no se debe de interpretar literalmente. En una clave "Henoch", significa "Iniciado", y todo Iniciado que encarna al Hijo del Hombre es un "Henoch". Mas también se habla de la encarnación del Hijo del Hombre en nuestro Señor Jesús El Cristo, y de la encarnación del mismo Profeta Henoch para el final de los tiempos.

Jesús, según San Lucas (3:37), fue descendiente de "Enoch". Y de "Enoc" da testimonio el Apóstol San Pablo (Hebreos, 11:5).

Enoj, Enoc, Enoch, Henoc, Henoch, o Chanoch (pues se escribe y pronuncia de varias maneras), es un Aspecto del Padre Celestial y de Su Hijo Unigénito El Cristo Jesús nuestro Señor, y Su Fiel Servidor. Mas es llamado también "el Hijo del Hombre".

En el Zóhar se nos dice que "... también Enoj [Enoch] tuvo un libro, que procedía del mismo lugar que el libro de las generaciones de Adán. Esta es la fuente del libro conocido como "El Libro de Enoj". Cuando Dios lo tomó [cuando lo llevó y lo elevó al Cielo] ÉL le mostró todos los misterios del Árbol de la Vida en medio del Jardín y sus hojas y ramas, todo lo cual se puede encontrar en su libro."... "Enoj poseía un libro por el cual aprendió a discernir la Gloria Divina. [La Shejináh]"... "R. Eleazar dijo: Dios sacó a Enoj de la tierra y lo llevó a los cielos más altos y allí le presentó tesoros maravillosos, incluyendo cuarenta y cinco místicas combinaciones clave de letras grabadas que emplean los rangos más altos de ángeles, como se explicó en otra parte." las anteriores explicaciones del Zóhar, tienen, en parte, su confirmación en la "Pistis Sophía", en donde nuestro Señor Jesús El Cristo, refiriéndose a "Los Libros de Yew", dice que fueron escritos por "Enoch" mientras conversaban "del Árbol de la Gnosis y del Árbol de la Vida en el paraíso de Adán." Las enseñanzas esotéricas contenidas en los "Libros de Yew", fueron el resultado de las enseñanzas que Jesús El Cristo, le transmitiera a Henoch en el Paraíso. Henoch es el Escribiente Celestial de la Gnosis del Cristo y del Padre Celestial, lo que lo hace semejante al Dios Thoth del antiguo Egipto, y al Dios Ganesha de los antiguos Hindúes, e inclusive al profeta Moisés.

En un lenguaje simple y práctico quiere decir: que cada uno necesitamos llegar a ser, dentro de sí mismos, un "Henoch", o un "Iniciado" en el nivel esotérico de "Hijo del Hombre", para subir al Cielo, porque solamente sube al Cielo, quien ha levantado dentro de sí mismo a la Serpiente Kundalini en la Vara, y después de Nacer "otra vez", ha levantado en él al Hijo del Hombre.

El Hijo del Hombre como el profeta Henoch, como una Jerarquía Superior de la Logia Blanca, es el Fiel Servidor del Hijo del Hombre en nuestro Señor Jesús El Cristo y del Padre Celestial el Santo Anciano de los Días. Pues nuestro Señor Jesús El Cristo es el Único Profeta que es "igual que" Dios (Deuteronomio, 18: 15). Y el profeta al que se refiere el Deuteronomio 18: 18, es otro profeta, el profeta "igual que" Moisés o Henoch, el Servidor Fiel de nuestro Señor Jesús El Cristo, y del Padre Celestial el Santo Anciano de los Días, el Santo, Bendito Sea.

El Hijo del Hombre encarnado en todo Hombre Verdadero, es Tiphéreth, el Cristo Íntimo, Interior, la sexta Sephiráh del Árbol de la Vida.

El Hijo del Hombre, son también las Humanidades Cristificadas de otros Planetas y Mundos Superiores.

El Hijo del Hombre nace de entre el Vientre Virginal de nuestra Madre Divina Kundalini, la Virgen María dentro de cada Ser, Isis-Minerva Neith, la Diosa Palas Atenea, la Tercera Sephiráh Bináh, el Espíritu Santo, la Santa Shejináh que está en la Nube del Cielo. El Hijo del Hombre, es, por lo tanto, "El Hijo de la Nube" de Luz.

- VI -
VELAD Y ORAD

Hemos de estar, en todo momento, en Vigilia y en Oración, para no entrar en tentación.

 "Velad pues, porque no sabéis á qué hora ha de venir vuestro Señor." (Mateo, 24:42). "Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir." (Mateo, 25:13). "Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma." (San Mateo, 26:41).

"No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de Mi Padre que está en los cielos." (San Mateo, 7:21).

"Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación: [negación de sí mismos, desintegración de nuestros defectos psicológicos] que os apartéis de fornicación; [es decir, no fornicar, no derramar, no eyacular el semen -Ver el Levítico, capítulo 15] Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso [la propia Esposa] en santificación y honor; No con afecto de concupiscencia [lujuria], como los Gentiles que no conocen á Dios:..." (1 Tesalonicenses, 4:3-5).

 "Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe; ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad: porque no sabéis cuándo será el tiempo. Como el hombre que partiéndose lejos, dejó su casa, y dió facultad á sus siervos, y á cada uno su obra, y al portero mandó que velase: Velad pues, porque no sabéis cuándo el señor de la casa vendrá; si á la tarde, ó á la media noche, ó al canto del gallo, ó á la mañana; Porque cuando viniere de repente, no os halle durmiendo. Y las cosas que á vosotros digo, á todos las digo: Velad." (Marcos, 13:32-37).

"Y mirad por vosotros, que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez, y de los cuidados de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre." (El Santo Evangelio según San Lucas, 21:34-36).

"Estar en pie" es no caer en tentación. Tentaciones siempre hay, y las habrá, y cuando más se esté ascendiendo, más fuertes son los ataques de nuestros defectos psicológicos, que irán apareciendo dentro de nosotros, cada vez más infrahumanos y abominables, y a cada instante, desde las partes más ocultas de nuestro mundo psicológico, interior. Mas, lo importante es estar en Vigilia y en Oración, pidiéndole a nuestra Madre Divina Kundalini que nos saque y desintegre el defecto psicológico descubierto en ese momento. Esta es la clave.

Si realmente aspiramos a seguir a nuestro Señor Jesús El Cristo, al Cristo, al Hijo del Hombre, y levantar dentro de nosotros al Hijo del Hombre, hemos de comenzar por negarnos a sí mismos, muriendo a nuestros defectos psicológicos: Ira o violencia, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc., por medio de la auto-observación psicológica en pensamientos, sentimientos y acciones "en todo momento", durante toda la vida, y pidiéndole a nuestra Madre Divina Kundalini que nos saque y desintegre el defecto psicológico descubierto en ese mismo instante. 

Por difíciles que sean algunas situaciones que se nos puedan presentar en el trabajo con la desintegración de nuestros defectos psicológicos, hemos de aprovecharlas para el auto-descubrimiento y para la Muerte Mística.

La vida es muy valiosa, y hemos de darle gracias a Dios por prestarnos la vida para trabajar al máximo con los Tres Factores, fundamentalmente con el Morir negándonos a sí mismos.

Si no comenzamos a negarnos a sí mismos, no podríamos aspirar a seguir al Cristo.

Necesitamos encarnar y cristalizar dentro de nosotros al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, por medio de la práctica de Los Tres Factores durante toda la vida.

La Cristalización del Padre, del Hijo El Cristo, y del espíritu Santo, acontecen solamente cuando el Cristo se Glorifica después de la Resurrección esotérica.

Reflexionemos, por ejemplo, que nuestro Señor Jesús El Cristo, encarnó al Espíritu Santo en el Bautismo, no obstante, todavía no había llegado a la Glorificación que aconteció después de la Resurrección.

Una cosa es encarnar a las Tres Fuerzas, y otra es Cristalizarlas, Glorificarlas.

Primero hay que encarnar y cristalizar al Espíritu Santo, logrando la Castidad Verdadera.

Para la Cristalización del Hijo El Cristo, necesitamos "aprender a recibir con agrado las manifestaciones desagradables de los demás", y "Morir" en el mismo instante, al defecto psicológico que hayamos descubierto.

Para la Cristalización del Padre, hay que hacer la Voluntad del Padre, como en los Cielos así también en la Tierra.

En todo caso, desde el comienzo del trabajo con los Tres Factores, fundamentalmente con el Morir, vamos colocando las bases para la Cristalización, más adelante, de las Tres Fuerzas Logoicas.

Con relación al auto-descubrimiento, y a la desintegración de nuestros defectos psicológicos, el Rey David, dice:

"¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos". (Salmos 19:12). 

Nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, con relación a la desintegración a cada instante de nuestros defectos psicológicos, nos entregó personalmente, las siguientes Enseñanzas, colocando entre corchetes algunas palabras nuestras:

"Hay que MORIR INSTANTE A INSTANTE, darle duro, sin desmayar [a cada defecto que uno descubra, ya sea en un pensamiento, un sentimiento, o una acción, a través de la auto-observación psicológica y de la súplica a la Madre Divina Kundalini para que lo saque y lo desintegre en ese mismo instante], hasta la Muerte, PARA RECIBIR LA CORONA DE LA VIDA, LA CORONA DE LA VICTORIA. La Muerte [de los yoes o defectos psicológicos] es la base de todo, con la Muerte se logra todo. SI HAY CASTIDAD ES PORQUE HAY MUERTE, PUES SIN LA MUERTE NO PUEDE HABER CASTIDAD."

Desde el momento en que uno se despierta, estar atentos, y aplicarle la Muerte de inmediato al defecto que aparezca, en ese mismo instante. Y así en todo momento, durante el día y la noche. Porque la Vigilia y la Oración, no es para de vez en cuando, sino que es a cada instante, durante toda la vida. Cuando no se sienta la Fuerza para aplicar la Muerte Mística, debemos de pedirle Fuerza a nuestro Padre interior y celestial

"Cuando uno comienza a auto-observarse, es porque ese sentido ya comienza a entrar en actividad. En principio uno no ve los Yoes. Más tarde, a medida que ese sentido se va desarrollando, va viéndolos tal cual son; y va conociendo por experiencia vívida, directa, el resultado de su trabajo."

"Aunque son múltiples Yoes, aunque estos no guarden concordancia alguna, aunque estos no guarden ordenamiento de ninguna especie, el Ser Interior, profundo (para ser más claro, nuestra Divina Madre Cósmica), va estableciendo un ORDEN EN EL TRABAJO."

"Lo digo basado en la práctica. A mí me tocó trabajar muy duro, primero que todo con los Yoes Infrahumanos de las Infradimensiones naturales; después, con aquellos YOES DEL MUNDO ASTRAL; posteriormente, con los Yoes de la MENTE y más tarde con los YOES CAUSAS; y por último, con YOES de la misma CONCIENCIA DEL SER..."

"Esto último podrá parecerles extraño a ustedes. Quiero que sepan que antes de que aparezcan las causas que originan Yoes, las causas erróneas, se alteran algunos átomos de la Conciencia del Ser. Y esos átomos alterados, se convierten en Yoes tentadores. Hay que aniquilarlos para que la Conciencia, soberana, quede libre." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

Este es un "Conocimiento maravilloso", que poco a poco, con la misma conciencia que se va rescatando, se puede ir comprendiendo, gradualmente, de nivel en nivel, con la Ayuda de Dios.

Isaac Luria enseña que los trabajos de eliminación de los defectos psicológicos, la purificación del alma, se va realizando, de acuerdo a cada uno de los niveles del alma que una persona va adquiriendo. Solamente cuando se llega al nivel de "el Alma del Alma" o "la Neshamáh de la Neshamáh", es que se logra la purificación completa, total, del Alma, en todos sus niveles que es cuando se llega o Asciende al Padre, a Kether.

La purificación del alma en el nivel de "Nephesh", hasta cierto nivel se puede lograr con el Primero de los Tres Factores, que es la Muerte Mística. Mas para la purificación total tanto del "Nephesh", como del "Rúaj" y de la "Neshamáh", se requiere del trabajo con Los Tres Factores.

Hasta la fabricación del Cuerpo Causal de Fuego, se puede trabajar por la purificación del "Nephesh", hasta cierto nivel. A partir de la escogida del Camino Directo, y de la encarnación primero de Tiphéreth y luego del Buddhi y de Átman, se comienza a trabajar por la purificación del "Rúaj". Ya en los trabajos avanzados de la Segunda Montaña y parte de la Tercera Montaña, se trabaja por la purificación completa del "Nephesh", del "Rúaj" y de la "Neshamáh".

"Nephesh", o la Esencia Anímica, es una chispa del Alma Humana o Tiphéreth, que es "Rúaj". En cuanto al nivel del alma llamada Neshamáh, en un aspecto son "Átman-Buddhi", como desdoblamiento de "Bináh", estando originalmente la "Neshamáh" en el nivel de "Bináh".

Jamás hemos de presumir de virtuosos, ni de santos, porque aunque hayamos logrado la desintegración de una parte de los defectos psicológicos, continuamos siendo sombras pecadoras, en otros, y otros, y otros niveles. Solamente cuando hayamos logrado con el auxilio de nuestra Madre Divina Kundalini y del Cristo Íntimo, Interior, la Muerte total de todos y cada uno de nuestros yoes o defectos psicológicos, (que es un trabajo, por lo menos, de toda la vida), entonces podemos sentir que realmente hemos logrado la purificación total; y aún así, estar siempre en Vigilia y en Oración, porque los yoes que han muerto, que han sido eliminados, podrían resurgir de entre sus propias cenizas, porque todavía queda la Mente. Únicamente los Iniciados que se absorben definitivamente en el Absoluto, quedan libres de caer. Sepámonos siempre sombras pecadoras, mas no con falsa humildad, sino como resultado del auto-descubrimiento y de la Luz de la Conciencia que vamos rescatando.

Esotéricamente se nos habla del "Purgatorio". Y hay dos niveles del "Purgatorio".

En un nivel, "el Purgatorio" es cuando el Iniciado, después de haber salido del Descenso al Abismo, acompañado de Su Gurú (como lo explica Dante Alighieri en la Divina Comedia), tiene que ingresar para continuar purificándose, disolviendo las "semillas de perdición", incinerándolas, reduciéndolas a polvareda cósmica, que quedan en la mente... después de la disolución de los yoes de la mente en esos niveles... Allí el Iniciado sufre con gran dolor lo indecible entre las llamas de la lujuria, del fuego de las inmundas pasiones animales, bestiales. En todos estos procesos tan difíciles, repugnantes y dolorosos, la única Esperanza es estar invocando siempre a nuestra Madre Divina Kundalini y al Cristo Íntimo, que es el significado de las representaciones de la santísima "Virgen del Carmen" con el Niño Jesús El Cristo, auxiliando a las almas que están entre las llamas de las inmundas pasiones animales y bestiales de la lujuria.

Estas "Purificaciones", en este nivel del "Purgatorio", terminan cuando el Iniciado está limpio, en esos niveles (puesto que es solamente principio de Purificación), y está pronto para comenzar a conquistar cada uno de los Nueve Cielos de los Nueve Planetas, descendiendo previamente a cada uno de los Infiernos de cada Planeta, antes de ascender al Cielo del respectivo Planeta.

Luego vienen otras Purificaciones, donde el Iniciado tiene que descender conscientemente a los infiernos de la "Luna Negra". Posteriormente, y después de la Resurrección esotérica, hay que realizar nuevos trabajos de Purificación, Y, finalmente, antes de entrar definitivamente en el Absoluto, tiene que Vivir en "el Planeta Purgatorio".

Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, nos habla del "Planeta Purgatorio", y nos enseña que en aquel Planeta Secreto, en donde quienes se preparan para absorberse definitivamente en el Absoluto, habiendo Cristalizado previamente en sí mismos a "las Tres Fuerzas Primarias del Universo" (El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo), tienen que vivir dedicados exclusivamente a la desintegración de "elementos inhumanos", "indeseables" que aún tienen "en su naturaleza íntima". Y nos dice el Maestro:

"Si Seres Inefables tienen que pasar por el Planeta Purgatorio antes de ingresar en el Sagrado Absoluto Solar, ¿qué diremos todos nosotros? Así pues, conviene que hoy reflexionemos profundamente en todas estas cosas..."

[...]

"Por lo que ustedes pueden escuchar, se darán cuenta de que el planeta Purgatorio es muy exigente. Podría objetárseme, el que siendo criaturas tan perfectas las que allí moran, ¿por qué motivo deben eliminar, todavía, 'elementos indeseables'? La respuesta es que existen también los PECADOS DEL ALMA, o mejor dijéramos, del CUERPO DEL ALMA..." [...] "... donde uno tiene que pasar por las últimas purificaciones..."

El Despertar aquí es doloroso, y cuanto más se va Despertando más doloroso es, pues se va viendo uno a sí mismo, como está psicológicamente, mas es el Despertar para Vida Eterna, si nos dedicamos a Morir a nuestros yoes psicológicos continuamente, negándonos a sí mismos, durante toda la vida, y se recibe la Ayuda y la Fuerza del Padre, de la Madre Divina Kundalini y del Cristo íntimo, interior, para continuar luchando por lograr la Cristificación total.

Pero más doloroso y espantoso sería que un alma, por no realizar aquí en vida el trabajo con la desintegración de los defectos psicológicos, cayera al abismo, al infierno, despertando allí en medio de los horrores de los miles de yoes, no solamente de la cara visible, sino de todas las abominaciones espantosas de los yoes de la cara oculta de la Luna Psicológica que todos llevamos dentro. (Ver, por favor, lo que está escrito en la "Divina Comedia" de Dante Alighieri). Si uno no se sabe enfermo, no podría luchar para curarse; si uno no se sabe pecador, no podría luchar por dejar de ser pecador.

¡Cuántas veces San Francisco de Asís pasaba por estas luchas contra múltiples tentaciones dentro de sí mismo! Contra sus propios yoes de la cara visible y de la cara oculta de su luna psicológica. Quienes han leído a sus biógrafos, podrán recordar algunos de estos acontecimientos, escritos que, aunque modestos y discretos, tienen la enseñanza de algunas de estas luchas psicológicas de San Francisco de Asís.

Los errores y defectos que "vemos" en nuestros semejantes, así nos parezcan de lo peor, los cargamos dentro de nosotros mismos, aunque no creamos, ni sepamos que los tenemos, porque toda persona es un espejo, ante la cual proyectamos nuestros yoes, defectos, o agregados psicológicos. Los defectos que vemos en los demás son comparados a una "mota", con relación a cada uno de nuestros defectos comparados con una "viga". Así nos lo enseña nuestro Señor Jesús El Cristo:

"Y ¿por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu ojo?" (Mateo 7: 3).

Estas Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo que las podía decir así porque Él Es El Cristo, y el Hijo del Padre Celestial Absoluto, la Pureza y el Amor encarnados, y nuestro Supremo Maestro, el Maestro de todos los Maestros, hemos de aplicarlas, cada uno, a nosotros mismos, a sí mismos, y no caer en el error de pensar en otra u otras personas, dándose uno a entender que todos miran la mota que tenemos y no ven la viga en sus ojos.

- VII -
"LA MUJER SERPIENTE":
NUESTRA MADRE DIVINA KUNDALINI
LA VIRGEN MADRE KUNDALINI
LA VIRGEN KUNDALINI

Nuestra Madre Divina Kundalini es "la Mujer" y "la Serpiente" que Moisés levantó en el desierto, que le quebranta la cabeza a cada "yo" o defecto psicológico tentador, si es que la invocamos en el mismo instante en que descubrimos ese defecto psicológico: 

"Y YHVH Dios dijo á la serpiente [tentadora y antítesis de la Serpiente que Moisés levantó en la Vara]: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida: Y enemistad pondré entre ti y la Mujer, y entre tu simiente y la Simiente Suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar." (Génesis, 3:14-15).

La "Simiente" de "la Mujer" o de la Virgen Madre, nuestra Madre Divina Kundalini, llamada por los Indostanes "DEVI KUNDALINI-SHAKTI" es en una clave, nuestro Señor JESÚS EL CRISTO, y en otra clave es el CRISTO íntimo, interior.

En cuanto a la "simiente" de la serpiente tentadora, son nuestros defectos psicológicos.

La Serpiente Tentadora es la antítesis de nuestra Madre Divina Kundalini.

La "serpiente tentadora" o "el abominable órgano Kundartiguador", es la cola satánica, diabólica, demoníaca, desarrollada por los "Tenebrosos".

Las consecuencias tenebrosas e hipnóticas del "abominable órgano kundartiguador" quedaron depositadas dentro de los Cinco Centros de la Máquina Humana (intelectual, emocional, motor, instintivo y sexual) de la humanidad, después de la caída Edénica en la antigua Lemuria, y son los "yoes" o defectos psicológicos que todos llevamos o cargamos dentro de nosotros mismos.

"KUNDALINI", significa "Fin del abominable órgano Kundartiguador".

La Kundalini es una Serpiente, porque tiene la forma de una Serpiente. Cuando no se ha despertado la Kundalini, aparece, ante la visión espiritual, como una serpiente enroscada tres veces y media, en la región de la base de la columna cerebro-espinal, en el hueso coxígeo. Con la práctica de Los Tres Factores, llega el momento en que despierta la Kundalini, y de acuerdo a los méritos del corazón y el trabajo con Los Tres Factores, asciende por el centro de la médula cerebro-espinal, vértebra por vértebra, hasta llegar, después de haber subido hasta la vértebra treinta y tres, al átomo del Padre en el entrecejo, y más tarde continuar hasta el templo-corazón.

En todo caso, y aunque no se haya despertado todavía el Fuego Sagrado del Kundalini, se le debe pedir a nuestra Madre Divina Kundalini íntima, individual, particular, por la desintegración del defecto psicológico que hemos descubierto.

"El Fuego de Vulcano [el Kundalini], escrito está que solamente despierta en la Forja de los Cíclopes [la práctica del Arcano], sin embargo, los solteros pueden trabajar sobre el Ego, y mediante esfuerzos trascendentales, con ayuda de la Divina Madre Kundalini –que es Fuego– podrán acabar con un 25%, un 30 y hasta un 50% de los agregados psíquicos. Empero, más tarde habrán de bajar a la Fragua Encendida de Vulcano si es que, en realidad de verdad, quieren acabar el ciento por ciento de sus agregados psíquicos." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.)

Para el Rescate de las Almas a la "Isla del Éxodo", la Venerable Logia Blanca nos exige mínimo la desintegración del 50% de nuestros defectos psicológicos. Como explica en las anteriores enseñanzas nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, una persona soltera "mediante esfuerzos trascendentales, con ayuda de la Divina Madre Kundalini", puede llegar a desintegrar "hasta un 50% de los agregados psíquicos..." Mas si se tiene la oportunidad del Trabajo con Los Tres Factores, se puede eliminar "el ciento por ciento" de nuestros defectos psicológicos.

Toda esta Enseñanza se la debemos a nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor y a nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú.

Cuando se Despierta el Fuego de la Kundalini, o del Kundalini, el Fuego del Espíritu Santo, el Fuego de Pentecostés, que es electrónico, nuestra Madre Divina es reforzada, y la desintegración de nuestros yoes psicológicos se realiza con más fuerza.

La "serpiente tentadora" es "el abominable órgano kundartiguador", y su simiente son nuestros yoes psicológicos.

La "serpiente tentadora", tiene hipnotizada a la pobre Humanidad doliente, y utiliza a cada yo o defecto psicológico, para actuar a través de los cinco centros de la máquina humana: intelectual, emocional, motor, instintivo y sexual.

El ÚNICO poder que puede impedir la hipnosis de la serpiente tentadora, es LA KUNDALINI, nuestra Madre Divina Kundalini, y Su Linaje EL CRISTO.

La "serpiente ardiente", "de metal" o "de bronce" que nuestro Padre que está en los Cielos, Dios, le dijo al profeta Moisés que levantara en el desierto, es el equivalente a "la Mujer" a nuestra Madre Divina Kundalini, que le quebranta la cabeza a la serpiente tentadora y a su simiente nuestros defectos psicológicos.

"Y Moisés oró por el pueblo. Y YHVH dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso [la levantó] sobre una asta [la médula de la columna cerebro-espinal]; y cuando alguna serpiente [tentadora] mordía a alguno, miraba [invocaba] a la serpiente de bronce [a la Madre Divina Kundalini], y vivía." (Números, 21:8-10). 

Levantar la Serpiente Ardiente de Bronce (la Kundalini, el Fuego del Espíritu Santo) en la Vara de nuestra columna cerebro-espinal, en el desierto (de la existencia) es urgente y necesario, para poder también levantar al Hijo del Hombre (la simiente, linaje, o el Hijo de la Virgen, la Madre Divina Kundalini), para no perderse y tener la Vida Eterna.

"Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado; Para que todo aquel que en Él creyere [tuviere Fe], no se pierda, sino que tenga vida eterna." (El Santo Evangelio según San Juan, 3:14-15).

Sin la Serpiente Kundalini, la Serpiente Ígnea levantada en la Vara, el Hijo del Hombre no se podría levantar.

Nuestro Señor Jesús El Cristo, no solamente se estaba refiriendo a Él, sino que le estaba diciendo asimismo a Nicodemo que él también necesitaba levantar la Serpiente y al Hijo del Hombre dentro de él. Y así también dentro de cada uno de nosotros.  También quiere decir que el profeta Moisés no solamente había levantado la Serpiente de Fuego, Ígnea, de Bronce en la Vara de su columna cerebro-espinal, sino que también había levantado en él al Hijo del Hombre.

En el lenguaje de "la sabiduría oculta", esotérico, nuestro Señor Jesús El Cristo, el Hijo del Hombre, crucificado en la Cruz en el calvario, en pocas Palabras sintetiza la promesa de la redención por medio de "la Mujer" y de "Su simiente" o linaje, llamando a Su Virgen Madre María, "Mujer", y a su Discípulo Juan "el sacerdote", el "hijo" ESPIRITUAL de la "Mujer":

"… Mujer, he ahí tu hijo… He ahí tu Madre…" (Juan, 19: 26-27). Juan "el sacerdote" y Discípulo de Jesús, acogió en su casa en Jerusalem a la Virgen María, como una Madre Espiritual...

La Virgen María, la Madre de Jesús, es confirmada por nuestro Señor El Cristo como la "Mujer" (idéntica con la Serpiente de Moisés, nuestra Madre Divina Kundalini) que le quebranta la cabeza a la serpiente tentadora del Edén.

- VIII -
"LA VIRGEN DE LA LUZ" -

En la "Pistis Sophía", nuestro Señor Jesús El Cristo, refiriéndose, en una clave, a la Virgen María, y en otra clave, a nuestra Madre Divina Kundalini, íntima, individual, particular, la llama:

"... María, la bendita, la plenitud o plenitud bendita, tú, de la que habrá de cantarse como la bendita en todas las generaciones."

La Virgen María, en la Pistis Sophía, llama a Jesús:

"Mi hijo según el mundo, mi Dios y Salvador, según la Altura..."

Y Jesús le dice:

"Tú también, María, has recibido de quien está en Barbelos de acuerdo con la materia y has recibido semejanza con la Virgen de la Luz, según la Luz; Tú y la otra María, la bendita; y por ti la oscuridad se ha levantado, y de ti provino el cuerpo material en el que estoy -al cual he purificado y refinado-..."

"Barbelos" es "el Océano de la Gran Luz" Espiritual, "Increada", "la Morada de la Luz".

Más adelante, en la "Pistis Sophía", y después de la Virgen María, haber interpretado "la Canción de Sophía con la sexta Oda de Salomón", Jesús le dice:

"Bien hablado, muy bien. Amén, amén Yo te digo: Te proclamarán bendita desde un confín al otro de la Tierra, pues la promesa del Primer Misterio se mantiene contigo y a través de esa promesa todo aquello proveniente de la Tierra y de la Altura será salvado y esa promesa es el principio y el fin."

Hemos de recordar que en un significado, Jesús El Cristo, se refiere a la Virgen María, y en otro significado a nuestra Madre Divina Kundalini, dentro de cada uno de nosotros.

En la "Pistis Sophía", La Virgen María "de acuerdo con la materia" ha "recibido de quien está en Barbelos" o del Dios en el Santo Tetragrammatón, el Espíritu Virginal, la Madre Divina que mora en el Eón Trece.

Y "según la Luz", la Virgen María "ha recibido semejanza con la Virgen de la Luz..."

Y "La Virgen de la Luz", es llamada "el Juez", que examina a las almas; y es "La Virgen de la Luz", la que transforma a las almas de los Justos "en cuerpos que serán perfectos..."

"Barbelos" o "Barbeló", un "Eón que nunca envejece en un Espíritu Virginal" es "La Gran Potencia del Dios Invisible". Viene de las palabras "be-arbá-elohá", que significa "Dios en el Cuatro", o el Santo Tetragrammatón. "Barbeló" es la Madre Divina de "Pistis-Sophía", y Su Morada es el "Eón Trece" en el Absoluto.

"La Virgen de la Luz" como "El Juez" Celestial, es idéntica a la Diosa de la Sabiduría y de la Justicia, la Virgen y Diosa Isis-Minerva-Neith o Palas Atenea, la Virgen del Carmen.

En la "Pistis Sophía", nuestro Señor Jesús El Cristo nos enseña que "La Virgen de la Luz", mora en la Luz del Sol Espiritual, o "Invisible", el Logos Solar, la Luz del Sol más allá del Sol físico:

"... la luz del sol en su forma, en verdad no está en este mundo porque su luz penetra a través de muchos velos y regiones. Pero la luz del sol en su forma en verdad, que está en la región de la Virgen de la Luz, brilla diez mil veces más que los veinticuatro invisibles y el gran invisible antepasado y también el gran Dios triple-poder, como ya os lo he dicho en otro tiempo."

Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, en sus enseñanzas relacionadas con la primera Letra "H" (He) del Santo Tetragrammatón "YHVH" la relaciona con "El Jerarca" (Anubis) y con "La Virgen del Mar" (Stella Maris o la Virgen del Karmen), "Devi KUNDALINI", la Madre Divina "Isis", y la Virgen María, "la Bendita Diosa MADRE del Mundo", "la Eterna Madre Espacio".

La Virgen del Carmen o del Karmen, es la Virgen del Karma, que es Padre-Madre o Madre-Padre "nuestra Señora el Espíritu Santo", el Gran Juez del Tribunal de la Ley de Dios, que tiene muchos Niveles, en la Naturaleza, en el Espacio, en las varias Dimensiones, y en la Morada de la Luz del Sol Espiritual, La Gran Ley en el Absoluto, y dentro de cada Ser. ELLA es la Divina Esposa Virginal del Espíritu Santo.

Y ELLA y ÉL se desdoblan dentro de cada uno de nosotros como nuestro Padre-Madre, en el nivel Kabalístico de la Sephiráh Bináh. Cuando el aspecto masculino del Espíritu Santo fecunda a Su Esposa Virginal nuestra Madre Divina Kundalini, la Virgen da a Luz en el pesebre de nuestro corazón al Jesús Cristo o Salvador íntimo, individual, particular, para la salvación de nuestra alma.

"(Stella Maris, la Divina Madre Kundalini, orienta al navegante en el borrascoso océano.)"

[...]

"(La Virgen del Mar da a luz a su Hijo en el establo del mundo.)"

"(El Establo de Belén es el mismísimo cuerpo del iniciado.)"

[...]

"(En el Establo de Belén se encuentran los animales de la Mente, el Deseo y de la Mala Voluntad.)

(El Jesucristo Interior debe eliminar todos los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos.)

(La Virgen del Mar es la Hija de su Hijo y la Adorada Esposa del Espíritu Santo.)

(Ella, Stella Maris, obedece las órdenes del Jesús - Cristo Intimo y trabaja con Él eliminando de nosotros los elementos psíquicos indeseables.) (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

Estar siempre "en el recuerdo de la Íntima Divinidad", en todo momento, de nuestro Padre-Madre, del Cristo íntimo, de nuestra Madre Divina Kundalini, es la clave para recibir la ayuda de poder estar en Vigilia y en Oración y no entrar en tentación.

- IX -
EL ÚNICO CAMINO PARA LLEGAR AL PADRE

Solamente se llega al Padre por medio del Hijo El Cristo. Y solamente se llega al Hijo El Cristo por medio de nuestra Madre Divina Kundalini.

Así como Jesús encarnó al Cristo, al Hijo de Dios, de nuestro Padre Celestial, así la Virgen María encarnó a "La Mujer", a la Madre Divina Kundalini, y según el lenguaje de la Pistis Sophía, a la "semejanza con la Virgen de la Luz, según la Luz..."

La encarnación dentro de cada uno de nosotros de nuestra Madre Divina Kundalini "Bináh" y de Su Hijo Jesús El Cristo nuestro Señor, el Cristo íntimo, interior, la podemos lograr levantando la Serpiente Kundalini y al Hijo del Hombre, en el Misterio de la Santa Cruz, y poder así Nacer para Vida Eterna.

No quiere lo anterior decir, que cada Ser Humano no tengamos en nuestro Ser a nuestra propia Madre Divina Kundalini íntima, individual, particular, porque sí la tenemos, y mora en nuestro corazón. Nos referimos es a encarnarla en otros niveles, relacionados con los Trabajos de realización de las Diez Sephiróth del Árbol de la Vida.

Primero necesitamos Levantar la Serpiente Kundalini en la Vara de nuestra Columna cerebro-espinal. Después de nacer "otra vez", levantar al Hijo del Hombre, al Hijo del Hijo, a Tiphéreth, al Jesús Cristo Íntimo. Más adelante encarnar a la Madre Divina Bináh el Espíritu Santo, para luego encarnar al Hijo, al Cristo o Jojmáh, y poder ascender finalmente al Padre, a Kether, a nuestro Padre que está en los Cielos.

No hay otro Camino para llegar al Padre. Porque nuestra Madre Divina Kundalini o la Serpiente levantada en la Vara, y el Hijo del Hombre, trabajan juntos dentro del Iniciado que los levanta, y por medio de ambos, es que podemos llegar al Padre.

La Virgen María siempre acompañó a Jesús.

La Serpiente Kundalini y el Hijo del Hombre, son por lo tanto "El Camino".

En el Evangelio de San Juan, están escritas estas Palabras, y las que le dijo Jesús a Nicodemo sobre la Serpiente que Moisés levantó en el desierto para poder así levantar al Hijo del Hombre…

San Juan "el Sacerdote Judío" y autor del "Cuarto Evangelio", quedó como depositario de esta Enseñanza Esotérica, escrita en el lenguaje de "la Sabiduría Oculta" en su Santo Evangelio, el Discípulo que "tenía su cabeza apoyada en el Corazón de su Señor Jesús".

Pues es Amando con todo nuestro corazón al Jesús del Sagrado Corazón dentro de nosotros y en Espíritu, que podemos Amar al Sagrado Corazón de Jesús, y encontrarle, en nuestro corazón, en nuestra alma, y Seguirle, practicando "Los Tres Factores": Negándonos a sí mismos, tomando nuestra Cruz cada día, y Siguiendo al Cristo.

Mas es necesario encarnar al Cristo íntimo para que pueda luchar por salvar nuestra alma, porque Él es el Salvador. Si Él no se encarna en nuestra alma, no podría salvarnos. Y para encarnarlo hay que practicar los Tres Factores.

En todo caso, quienes no puedan trabajar con los Tres Factores, deben dedicarse a trabajar intensamente, continuamente, con la Muerte Mística de los defectos psicológicos, para calificar para el rescate, que la Ley Divina le dará, ya sea en el lugar a donde sean llevadas las personas rescatadas, o en una nueva existencia, la oportunidad de poder trabajar con los Tres Factores y luchar por su Cristificación, que es El Camino, porque Cristo Es El Único Camino para llegar al Padre.

Todo lo que vivió Jesús El Cristo, lo vive el Iniciado en su alma, en su corazón, cuando lo encarna y se está cristificando, y haciéndose cargo de todos nuestros procesos de auto-descubrimiento y de eliminación de nuestros defectos psicológicos (en los cinco centros: intelectual, emocional, motor, instintivo y sexual), el Cristo Íntimo, Interior "sufre lo indecible", y tiene que "pasar por muchas pruebas y soportar tentaciones indecibles".

Nos enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor que el Cristo Íntimo,

"desde el mismo fondo de nuestro Ser trabaja intensivamente, sufre, llora, desintegra elementos peligrosísimos que en nuestro interior llevamos."

Dentro del Iniciado, el Cristo Íntimo es azotado, escarnecido, burlado e insultado con palabras vulgares, por las multitudes de yoes o defectos psicológicos (yoes de iras, codicias, lujurias, abominaciones, envidias, orgullos, etc.,); le hieren en la cabeza y le escupen; le dan de bofetadas, y es coronado con corona de espinas; y las multitudes interiores, los yoes o defectos psicológicos del Iniciado que gritan siempre "crucifixia", al verle Crucificado en la Cruz, le dicen que si es Hijo de Dios se salve a sí mismo y descienda de la Cruz (porque el ego, la legión de defectos psicológicos dentro del Iniciado, aborrece al Iniciado que toma su propia Cruz, la Cruz del Arcano, la Cruz de la Cristificación), y menean sus cabezas en son de mofa, de burlas, y es contado entre los inicuos.

Mas El Cristo Íntimo siempre entona Alabanzas, Alabando al Padre, Alabando al Cristo, Alabando al Espíritu Santo y a la Madre Divina Kundalini.

Estos procesos los vive el Cristo Íntimo dentro del Iniciado en el final de la Segunda Montaña, y continúan inclusive hasta la Resurrección del Cristo.

Nos enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor que cada vez que El Cristo Íntimo da un paso en el Camino Esotérico, el "Anticristo" dentro del Iniciado, lo da también, que es algo como incomprensible, pero así es. Y solamente cuando el Cristo interior logra la Resurrección Esotérica, es cuando el "Anticristo" dentro de cada Iniciado, es desintegrado. Porque el "Anticristo" no está fuera, no es una persona, sino que lo cargamos toda persona dentro de nosotros mismos, porque es la fuerza tenebrosa interior que siempre se opone como Antítesis, al Cristo Interior.

Nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor nos enseña que así como el satélite de la Tierra o la Luna, tiene una cara visible y una cara oculta, así también, cada uno de nosotros tenemos una "Luna Psicológica" con dos caras: la cara visible y la cara oculta.

Es necesario que la Luz de la Conciencia nos permita ver, no solamente nuestros defectos psicológicos que están en la cara visible de nuestra "Luna Psicológica", sino también, que la Luz de la Conciencia nos ayude a ver, a comprender, para poder desintegrar también a nuestros yoes o defectos de la cara oculta de nuestra "Luna Psicológica", y así poder tener cada vez más Luz: ¡Una Mente Iluminada y un Corazón de Luz! Mas estos logros son el resultado del Trabajo Esotérico durante toda la vida.

"Ahora [al comenzar el trabajo con la desintegración de nuestros defectos psicológicos, nos enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor] tienen que lanzar toda la carga contra los Agregados Psíquicos de la parte visible de su Luna Psicológica. Mucho más tarde en el tiempo, habrán de lanzarse contra los elementos indeseables de la Luna Negra, esos que a simple vista no se ven. Muchos santos lograron aniquilar los Agregados Psíquicos de la parte visible de su Luna Psicológica, mas nunca supieron nada sobre los elementos indeseables de la otra cara de su Luna, y aunque se sumergieron en el Nirvana, en el Maha Para-Nirvana, debieron retornar más tarde, continuar su Trabajo con la cara oculta de su Luna Psicológica." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

Recordemos que son "Tres Purificaciones" en el Trabajo con Los Tres Factores, con la Ayuda de la Madre Divina Kundalini y del Cristo Íntimo, Interior. La Primera Purificación es la eliminación de los defectos psicológicos en los Trabajos de la Primera Montaña. La Segunda Purificación la realiza el Iniciado en la subida por la Segunda Montaña. La Tercera Purificación la realiza El Cristo (siempre con la Madre Divina Kundalini), en la cima de la Segunda Montaña, en donde el Iniciado tiene que enfrentarse contra sus propios defectos de "la cara oculta de la Luna Psicológica". Para el estudio sobre "Las Tres Purificaciones", ver por favor los trabajos titulados: El Camino Iniciático Esotérico, Octava y Novena Partes.

Hay otros Trabajos de Purificación en la Tercera Montaña, y una última Purificación en "el Planeta Purgatorio".

Mientras el Cristo interior está en su Santo Sepulcro, Él está al mismo tiempo enfrentándose contra los yoes de la cara oculta de la Luna Psicológica.

El trabajo con los yoes de la cara oculta de la luna psicológica, es un trabajo que realiza muy conscientemente el Iniciado en la Segunda Montaña, en los infiernos de la "Luna Negra", para poder lograr la Resurrección Esotérica, y hacer que Su Luz Brille.

"Piensen, por un momento, al Cristo Íntimo en el fondo de cada uno de ustedes, al dueño de todos sus procesos mentales y emocionales, luchando por salvar a cualquiera de ustedes, sufriendo horriblemente; sus propios Yoes (de ustedes) protestando contra él, blasfemándole, poniéndole la corona de espinas, azotándolo. Bueno, ésa es la cruda realidad de los hechos: el Drama Cósmico, vivido internamente." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor). 

 "Ha llegado la hora, pues, de auto-explorarnos seriamente, para conocernos de verdad. Cuando uno, de verdad, ha iluminado, pues, la parte oculta de sí mismo, el lado invisible que lleva en su interior, descubre, con horror, Factores Psicológicos que en modo alguno aceptaría tener, factores que rechazaría de inmediato, factores que cree no tener..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

"Que ninguno de nosotros se crea Santo, porque en el lado oculto de sí mismo, en ese lado que no ve, carga monstruosidades inenarrables, horripilantes, que ni remotamente sospecha..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor). 

El Cristo debe de venir interiormente, dentro de cada uno de nosotros. Por lo cual, no hay que buscarlo fuera de nosotros, sino dentro de nosotros, que es lo que anunció nuestro Señor Jesús El Cristo, para estos tiempos de "grande aflicción", que si alguno dijere: "He aquí está el Cristo, ó allí, no creáis." Porque al Cristo hay que buscarlo, encontrarlo, adorarlo y seguirlo, dentro de cada uno de nosotros, y no fuera de nosotros. Este es el significado de estas Palabras del Cristo, nuestro Señor. Un Iniciado que encarna al Cristo Íntimo, Interior, es solamente un Instructor, un Guía, para que cada uno busque y encuentre al Cristo dentro de Sí Mismo, y lo siga, dentro de Sí Mismo, y no fuera de Sí mismo. Un Iniciado Cristificado no quiere poderes, renuncia a los poderes, y quedan a cargo del Cristo Íntimo y del Padre, de acuerdo a Su Santa Voluntad.

"Entonces, si alguno os dijere: He aquí está el Cristo, ó allí, no creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, [personas que hablan a nombre del Cristo y de los Profetas, sin tener encarnado al Cristo Íntimo] y darán señales grandes y prodigios [porque son "Magos Negros" con poderes y facultades]; de tal manera que engañarán, si es posible, aun á los escogidos. He aquí os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: He aquí en el desierto está; no salgáis: He aquí en las cámaras; no creáis. Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre. Porque donde quiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas." (San Mateo, 24:23-28).

El Hijo del Hombre llega como un relámpago dentro del Iniciado que lo encarna. Y al pasar por la Muerte y la Resurrección esotéricas, "allí se juntarán las águilas", porque el Águila simboliza esotéricamente la Glorificación del Espíritu Santo, que es cuando esotéricamente el Águila se devora o se traga a la Serpiente que es el Hijo del Hombre.

Un Iniciado Cristificado puede llegar a tener desarrolladas las Facultades Superiores de los "Chakras", solamente cuando ha sido devorado completamente por la Serpiente. Y aún así, no las utiliza él personalmente, y todo lo deja a la Voluntad del Padre.

En otra clave es la venida de las Humanidades Cristificadas de otros Planetas superiores, para auxiliar a la Humanidad de la Tierra, y llevar a un lugar seguro a los "escogidos" por el Señor, por el Cristo (San Marcos, 13:20), y que los Ángeles que enviará el Hijo del Hombre, "juntarán [a los escogidos] de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro." (San Mateo, 24:31).

"... muchos son llamados, mas pocos escogidos." (San Mateo, 20:16).

"Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fué desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados." (Mateo, 24:21-22).

"Escogido" es quien se niega a sí mismo, y toma su cruz cada día, y sigue al Cristo, dentro de su alma, dentro de su corazón.

Nuestro Señor Jesús El Cristo dijo claramente que "estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan".

"Entrad por la puerta estrecha: porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva á perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan." (San Mateo, 7:13-14).

El Iniciado que escoge el Camino Directo y encarna al Cristo Íntimo, Interior, no busca poderes. Los poderes y facultades son del Padre Interior y Celestial, y del Cristo Íntimo, y Él los puede utilizar cuando así sea Su Voluntad.

Mas, como antítesis, los Magos Negros tienen y quieren poderes, y los usan según su voluntad egoica y dan "señales y prodigios," que pueden llegar a engañar, como dice nuestro Señor "aún a los escogidos".

La Luz de nuestra Conciencia irá brillando gradualmente, en la medida en que vamos desintegrando los yoes que cargamos en la cara visible y en la cara oculta de nuestra "Luna Psicológica".

"En esta luna psicológica cargamos elementos inhumanos que espantan, que horrorizan y que en modo alguno aceptaríamos tener." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor). 

Cuando no se ha practicado la auto-observación psicológica, el "Sentido" que nos permite auto-observarnos y auto-descubrirnos, se encuentra atrofiado, y de esta manera resulta imposible el auto-descubrimiento. Y no nos damos cuenta, ni aceptaríamos que los defectos que vemos en otras personas, los cargamos dentro de sí mismos. Solamente cuando comenzamos a desarrollar este Sentido (localizado en la glándula Pituitaria, que es donde está el Átomo del Hijo, del Cristo), por medio de la auto-observación psicológica, con aquella pequeña parte que no se ha atrofiado completamente, es que comenzamos a auto-descubrirnos, en principio en los yoes que cargamos en la cara visible de nuestra "Luna Psicológica". Y ha medida que se vaya activando y desarrollando este "Sentido", más y más yoes iremos descubriendo dentro de cada uno de nosotros. Y así nos preparamos, para más adelante, comenzar a descubrir nuestros yoes o defectos psicológicos que cargamos en la cara oculta de la "Luna Psicológica".

Este es uno de los significados de cómo El Cristo da la vista a los "ciegos", porque el Sentido de la Auto-Observación Psicológica es un Sentido del Cristo en la glándula Pituitaria. Hay otro átomo del Cristo también en el ventrículo izquierdo del corazón.

El requisito principal para el Rescate en las Astronaves de Luz por el "Hijo del Hombre" que vendrá sobre las Nubes del Cielo, ("el día y la hora nadie lo sabe") son la práctica de "Los Tres Factores", fundamentalmente, la desintegración de nuestros defectos psicológicos: Negándonos a sí mismos "de instante en instante", "en todo momento", sabiéndonos siempre "sombras pecadoras", pero muriendo a cada yo o defecto que descubrimos, en el mismo instante, por medio de la Vigilia (auto-observación psicológica) y de la Oración (pidiéndole a nuestra Madre Divina Kundalini con Fuerza y con Fe la desintegración del defecto psicológico descubierto en ese mismo instante), para no caer en tentación.

 "Los Tres Factores" son:

1: "Muerte Mística" (Negarse uno a sí mismo) o desintegración de nuestros propios defectos psicológicos, "de instante en instante, de momento en momento", por medio de la auto-observación psicológica en pensamientos, sentimientos y acciones, y de la súplica a nuestra Madre Divina Kundalini, pidiéndole con Fuerza y con Fe que nos lo saque y lo desintegre en ese mismo instante en que lo descubrimos.

2: "Nacimiento Alquímico" (Tomar la propia Cruz), por medio de la transmutación de nuestras energías creadoras en la práctica del arcano entre un hombre y una mujer en el matrimonio, con castidad y fidelidad. (Porque "en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón;" 1, Corintios, 11:11).

3: "Sacrificio Consciente por la Humanidad" (Seguir al Cristo), viviendo Los Tres Factores y haciendo llegar este Mensaje gratuitamente, en forma altruista y filantrópica, a todos los seres, a toda la Humanidad.

"Porque no hay acepción de personas para con Dios." (Epístola del Apóstol San Pablo a los Romanos, 2:11).

 "Entonces Jesús dijo á sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame." (El Santo Evangelio según San Mateo, 16:24).

Los Tres Factores: Negarse uno a sí mismo; tomar la Cruz de la Santa Alquimia (nuestra Cruz es locura para el mundo: "Porque la palabra de la cruz es locura á los que se pierden; mas á los que se salvan, es á saber, á nosotros, es potencia de Dios." - 1 Corintios, 1:18); y seguir al Cristo, son la Puerta y el Camino para llegar a nuestro Padre que está en los Cielos."

- X -
NUESTRA MADRE DIVINA KUNDALINI

Al Padre  se llega solamente por medio del Hijo El Cristo:

"... nadie viene al Padre, sino por Mí. " (Juan, 14:6).

Y al Cristo se llega únicamente a través de la Madre Divina Kundalini:

"... he ahí a tu Madre..." (Juan, 19:27).

La Virgen María acompañó siempre a Jesús El Cristo, durante toda la vida, hasta en los últimos momentos de la agonía, y después de la resurrección también. Porque nuestra Madre Divina Kundalini es la única que siempre nos acompaña, la única que no abandona al Iniciado. Debemos de estarnos recordando en todo momento de nuestra Madre Divina Kundalini, no olvidarnos de Ella, que Ella no nos dejará fracasar, no nos dejará caer en tentación. Ella y el Cristo Íntimo, Interior son nuestra Tabla de Salvación. Ella es la Estrella que guía al Navegante en el mar de la vida, por el Camino hacia el Cristo, hacia el Padre.

Nuestra Madre Divina Kundalini, dentro de cada uno de nosotros, es "Isis-Minerva-Neith", "Stella Maris", la "Rosa Mística" (la Piedra Filosofal), la "Casa de Oro", La Virgen María, la Virgen del Carmen, la Nube de la Sagrada Shejináh en la que entró Moisés, el Ángel del Señor, la Nube que arrebató al profeta Elías en el Monte Carmelo, "la Matrona del Mundo", "Bináh", el "Trono de la Sabiduría" o de "Jojmáh", la "Madre de la Divina Gracia" (la Madre de Jésed), la "Madre de Cristo", la "Madre del Salvador" (la Madre de Tiphéreth o el Jesús Cristo íntimo), la Bendita Madre del Mundo, la "Virgen Poderosa" (La Virgen Isis-Minerva-Neith), el "Arca de la Alianza", la "Puerta del Cielo", la "Estrella de la Mañana" (Venus). Virgilio en su "Égloga IV", llama a la Madre Divina "la Virgen Astrea" o "Astraea", "la Diosa de la Justicia", la Madre Divina Isis-Minerva-Neith o Palas Atenea, la Virgen del Carmen, Karmel, o del Karma, de la Ley de Dios.

"Stella Maris", "La Virgen del Carmen", es "La Virgen del Mar". En el Zóhar es llamada "la Gloria de Dios", "Su Gloria [que] les fue revelada por el mar y ellos [el Pueblo de Israel, en el Éxodo] vieron el esplendor de Su gloria cara a cara,..."

Nuestro Señor Jesús El Cristo fue quien escogió a la Virgen María, "la Virgen de las Vírgenes", para nacer de Ella, como así está escrito en la "Pistis Sophía":

"Y Jesús continuó en su plática diciendo: "Aconteció entonces después de eso, que al mandato del Primer Misterio, miré hacia abajo, sobre el mundo de la Humanidad, y encontré a María, quien es llamada "Mi Madre" de acuerdo al cuerpo de la materia. Hablé con Ella como Gabriel, y cuando volvió de lo alto hacia Mí, le vertí de allí la primera fuerza que había recibido de Barbelos, que es el cuerpo que he llevado en lo alto. Y en vez del espíritu, vertí en Ella la fuerza que he recibido del Gran Sabaoth, el Digno, que está en la región de la Derecha."

Porque el Alma y el Espíritu de la Virgen María es una Jerarquía muy elevada de la Logia Blanca, la Jerarquía de "La Bendita Diosa-Madre del Mundo", "la Eterna Madre Espacio", la Madre Cósmica del "Universo en la Aurora de la Creación", que en muchas épocas y pueblos diferentes se encarnó, para que por medio de Ella, el Cristo Cósmico, se encarnara para la Salvación del Mundo. Entre los antiguos Egipcios, la Virgen María fue invocada con el Nombre de la Diosa Isis-Minerva-Neith, y entre los antiguos Griegos, Palas Atenea, el Aspecto Femenino y la Esposa del Espíritu Santo, en lo Macrocósmico, y en lo Microcósmico. Por ello es que la Virgen María fue fecundada por el Espíritu Santo, porque Ella es la Esposa del Espíritu Santo, el Tercer Logos, Bináh, que es Masculino y Femenino, Padre y Madre, "nuestra Señora el Espíritu Santo", LA Paloma de EL Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo son ELLA y ÉL.

Ella y Él, se desdoblan dentro de cada Ser, y cuando el Espíritu Santo la fecunda, Ella es Virgen siempre, antes del parto, en el parto, y después del parto, cuando da a Luz de su Vientre Virginal, a Su Hijo el Jesús Cristo Íntimo, al Niño Horus, el Niño de Oro, y por lo cual es llamada también "Casa de Oro".

En mucha literatura que se ha escrito, se ha caído en el error al afirmarse que la tradición Cristiana de la Virgen María y del Niño Jesús El Cristo, fue copiada de la tradición del antiguo Egipto de la Virgen Isis y del nacimiento del Niño Horus. Porque no se conoce que "La Bendita Diosa-Madre del Mundo" y Su Hijo El Adorable Salvador del Mundo, vinieron muchas veces a nuestra Tierra para la Salvación de la Humanidad, y todo ha sido muy semejante. Sin embargo, cuando la Madre Divina Cósmica y el Salvador del Mundo se encarnaron, como la Virgen María y como Jesús El Cristo, se encarnaron en el Nivel más elevado, para toda la Humanidad.

Mas, si no les encarnamos en nuestra alma, en nuestro corazón, no sería posible lograr la Salvación del alma.

La Virgen María, la Madre Divina Isis-Minerva-Neith, nuestra Madre Divina Kundalini, debe de surgir en nosotros, y surge cuando despertamos el Fuego Sagrado del Kundalini, la Serpiente Ígnea que Moisés levantó en el desierto. Y de Ella debe de nacer el fruto de Su Vientre: Jesús, el Niño de Oro, Horus.

"Aquellos que están trabajando con el Kundalini deben tener una fe inquebrantable en la Divina Madre. Ella es la que conduce de la mano a su devoto. Ella es la que conduce a su niño de chacra en chacra. Ella es la que asiste al estudiante Gnóstico, y lo enseña y corrobora y prepara para que se realice. Todo devoto debe rogarle a su Madre Divina le conceda el fuego sagrado, y después del advenimiento del fuego, todo devoto debe meditar diariamente en la Divina Madre. Ella lo enseñará, ella le llevará de la mano, ella guiará sus pasos en la senda difícil del filo de la navaja. Esta senda está llena de peligros por dentro y por fuera." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

En otras enseñanzas sobre nuestra Madre Divina Kundalini, nos dice nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor que hemos de dirigirnos espontáneamente a nuestra Madre Divina Kundalini, sin formulismos, con "el corazón tranquilo", pidiéndole la desintegración del defecto psicológico que hallamos descubierto y comprendido.

En el Zóhar, la Madre Divina es llamada "la Matrona del Mundo" o "La Madre del Mundo", Dice el Zóhar que cuando el alma parte de este mundo, "la Matrona" viene por ella y la lleva al Palacio del Rey, donde permanece por siempre." El Zóhar también llama a la Matrona "la Puerta del Señor en la que entrarán los justos", y todos los mensajes que llegan al Rey, llegan solamente por intermedio de Ella, siendo así la Matrona "el mensajero entre las regiones superiores e inferiores. Por esta razón se le llama "el Ángel de Dios". Y es Ella, asimismo, quien intercede por Sus hijos, ante el Rey Superior, el Padre. Y también: "todo gozo y toda iluminación y todo perdón dependen de la Madre Superior de quien salen todas las fuentes." Y "en cuya mano está toda libertad." Todas estas facultades, como podemos ver, son las mismas de la Santísima Virgen María, nuestra Madre Divina Kundalini, nuestra Madre Divina Isis-Minerva-Neith.

Sin la mediación e intercesión de nuestra Madre Divina Kundalini, no nos sería posible poder acercarnos al Cristo y al Padre. Ella es la Puerta y Cristo es El Camino a nuestro Padre Celestial.

Víspera del Shabbath del
6 de Julio del Año 2012
Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad.
Cada Ser Humano es también la Humanidad.

"¡Que todos los Seres sean Felices!"
"¡Que todos los Seres sean Dichosos!"
"¡Que todos los Seres sean en Paz!"

De todo Corazón,
Para toda la Pobre Humanidad Doliente,
Luis Bernardo Palacio Acosta
Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés

Index -
Guía Práctica del Estudiante Gnóstico -
Jesús es Immanu-Él
- El Nombre del Padre de Jesús El Cristo -